“Marito”, el niño hondureño que iba en la caravana migrante, pide “una casa y una beca”

Con tan solo 12 años, se había embarcado en la caravana migrante que salió de Honduras el 13 de octubre, y que tenía como destino eventual llegar hasta Estados Unidos.

Era imposible que la historia de Mario Castellanos no conmoviera al mundo. Con tan solo 12 años, se había embarcado en la caravana migrante que salió de Honduras el 13 de octubre, y que tenía como destino eventual llegar hasta Estados Unidos. Castellanos se había sumado a la marcha sin el permiso de sus padres, que aparentemente se enteraron donde estaba su hijo junto al resto de la humanidad el día que fue detenido en la frontera de Guatemala y México. A pesar de que su intención era seguir con la caravana, el niño fue deportado, y debió regresar a su Honduras natal.

Miles de hondureños de la caravana de migrantes pasan la frontera de Guatemala a México. Fue en este cruce que Castellanos fue detenido. / DPA

Miles de hondureños de la caravana de migrantes pasan la frontera de Guatemala a México. Fue en este cruce que Castellanos fue detenido. / DPA

Según informa el diario El Comercio de Perú, el primer destino de Castellanos fue un albergue juvenil, al cual fue enviado por el gobierno, dado que alegaba que su familia no era capaz de cuidar de él. Pero no pasó mucho tiempo hasta el niño se fugara del lugar y volviera al hogar familiar. «Yo estoy triste porque me dicen que me pueden agarrar otra vez y me pueden llevar», relató Castellanos al noticiero Hoy Mismo, del Canal 3, según informa el diario peruano.

El niño fue deportado de México el 25 de octubre, luego de que las autoridades fronterizas descubrieran que estaba marchando solo, si ningún adulto que cuidara de él. Fue enviado a un albergue a cargo del gobierno, desde donde luego lo enviarían a una casa familiar.

Los niños sobreviven a la caravana migrante con peluches, crayones y juguetes

La Primera Dama de Honduras, Ana García de Hernández, afirmó en un comunicado que no entregarían al niño a sus padres hasta que estos demostraran que podían hacerse cargo de él. Declaró además que ayudarían al joven a reinsertarse a la escuela.

En su entrevista con el programa Hoy Mismo, Castellanos, junto a su padre, bregó porque su vida volviera a la normalidad cuanto antes.

«Yo me siento feliz en mi casa, que no me vuelvan a agarrar», afirmó, y aprovechó la oportunidad para pedirle al presidente Hernández que le diera su «casita y una beca para estudiar», ya que su deseo es ser ingeniero.

marbete impuestos internos dgii
Print
pasorapido
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias