Se disparan las acusaciones de abusos a menores contra Bryan Singer, director de Bohemian Rhapsody

Dada la inmensa taquilla de Bohemian Rhapsody, su inesperada victoria en los Globos de Oro y sus cinco nominaciones a los Oscar 2019 (incluyendo mejor película), Bryan Singer no tiene motivos para estar alegre. Un reportaje de The Atlantic Monthly revela que el director se enfrenta a nuevas demandas que le acusan de abusar de jóvenes actores. Aunque Singer no llegue a ser condenado a resultas de ninguna de ellas, apunta la revista estadounidense, su condición de exiliado en Hollywood ya es un hecho.

En diciembre de 2017, justo después de que Singer fuera despedido de su película, un actor llamado César Sánchez Guzmán denunció que Singer le había violado en 2003, cuando tenía 17 años. Posteriormente fue Víctor Valdovinos quien afirmó haber sufrido abusos a manos de Singer con 13 años, cuando actuaba en Verano de corrupción. Los otros tres acusadores, que han decidido no revelar sus nombres a la prensa, cuentan historias muy similares: todos ellos se dedicaban a la interpretación, todos ellos eran menores de 18 años (la edad de consentimiento en California) y todos tuvieron sexo con Singer, bien de grado, bien por fuerza.

“[Singer] se comportaba como un depredador: usaba el alcohol y las drogas para volver manejable a la gente y así poder tener sexo con ellos”, señala uno de los acusadores, conocido como ‘Ben’ en el reportaje. Otro de ellos, rebautizado ‘Eric’, asegura que Singer se valía de una red de ayudantes y aduladores que le servían de proxenetas a él y a sus amigos en la industria: “Si no eras lo bastante joven y guapo como para ser su chico, podías caerles en gracia a base de llevarles chicos”, afirma. Otras voces mencionadas en el texto declaran, a su vez, que Singer tuvo una relación abusiva con Brad Renfro, el actor protagonista de Verano de corrupción, cuando este tenía 15 años. “No creo que Brad fuera gay o bi, simplemente se dejaba llevar”, comenta una de ellas.

“Aquaman” alcanza los $500 millones dólares a nivel mundial

The Atlantic recuerda que la reputación de fiestero de Singer era considerable incluso antes de que se le empezara a acusar: una entrevista con su exnovio Bret Tyler Skopek publicada por Deadline en diciembre narraba una vida que transcurría de fiesta en fiesta y de cama en cama, con “un surtido inacabable de jovencitos guapos”. Asimismo, señala que el director fue uno de los inversores de Digital Entertainment Network, una empresa pionera del vídeo bajo demanda que entró en bancarrota en 2000: Marc Collins-Rector, fundador y presidente de la compañía, fue extraditado a EE UU desde España en 2003 tras haber sido juzgado por abusos a menores y posesión de pornografía infantil. Justo durante aquellos años, el éxito de X-Men X-Men 2 consolidaba la posición de Singer en la industria del cine.

¿Cómo afectarán estas acusaciones y estos precedentes a la carrera de Singer? The Atlantic recuerda que el cineasta ha firmado un contrato por 10 millones de dólares para dirigir Red Sonja, la película que devolverá al cine a la guerrera creada por Barry Windsor-Smith Roy Thomas para servir como amienemiga de Conan en los tebeos. Irónicamente, algunas versiones sobre el origen del personaje incluyen una violación sufrida durante la infancia. Sea cual sea el destino de este proyecto, podemos estar seguros de una cosa: si Bohemian Rhapsody gana algún Oscar, nadie mencionará a Bryan Singer en su discurso de agradecimiento.

marbete impuestos internos dgii
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias