Mujer llora desesperada porque Instagram cerró su cuenta

La joven de 21 años Jessy Taylor confiaba en que su vida de influencer en las redes sociales duraría mucho, pero no contaba con que Instagram le cancelaría el perfil donde tenía 113.000 seguidores.

La originaria de Tampa, Florida, basaba su vida en la cuenta que fue borrada tras ser reportada como spam por algunos trolls. Por eso, publicó un video en YouTube para llorar ante su desgracia.

Acusó a quienes la reportaron como spam de haber “arruinado su vida”, puesteme terminar como una “prostituta vagabunda” sin su cuenta de Instagram.

Entre un mar de lágrimas, dijo que necesita recuperar su perfil para seguir con su‘carrera’ de influencer, para no trabajar como una persona normal en un horario establecido. Recordó cuando laboraba en un McDonald’s y dijo que no quería volver a esa vida.

También confesó que se dedicó a la prostitución y a desnudarse cada día. “No quiero volver a hacer eso, porque ahora gano dinero en línea. No quiero volver a esa vida”, insistió.

En su desesperación, viajó a California para ir a las oficinas de Instagram a reclamar que le devuelvan su cuenta. “No soy nada sin mis seguidores, no soy nada sin mis seguidores”, repetía en su video.

Mostró cómo Instagram la echó de su plataforma

Mostró cómo Instagram la echó de su plataforma

 Quiero decirles a quienes me han reportado que piensen dos veces antes de arruinarme la vida, porque hago dinero en internet, mucho, y no quiero perder eso.

Sin embargo, no especificó de qué forma hace dinero con su cuenta de Instagram, pero al parecer ganaba lo suficiente como para llorar sin consuelo y rogar a la gente para que la siga en una nueva cuenta que abrió recientemente.

“Imaginen si estuvieran en mis zapatos. Nadie podría durar mucho en mis zapatos. Desde el fondo de mi corazón, esto está mal. Me abandonó mi familia y fui robada por todos los que conocía”, dijo desesperada.

Su preocupación es inmensa, pues reveló que enfrenta una deuda de USD 20.000, por lo que ni siquiera puede ir a la universidad, aún si quisiera. Tampoco, dijo, podría encontrar un mejor trabajo que el que tenía en McDonald’s porque no tiene habilidades

Pidió que no reporten su nueva cuenta de Instagram, donde ya tiene 9.000 seguidores. En su canal de YouTube reúne 5.000 suscriptores, y en Twitter alcanza 4.000

Comparte tu opinión

N Digital•Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias