Donald Trump incluyó a Huawei en la lista negra del Departamento de Comercio.

La noticia tiene dos grandes afectados: la propia Huawei y sus clientes. En el primer caso, y como informa Bloomberg esta mañana, el impacto del veto de Estados Unidos ya se ha hecho notar en la cadena de suministros global, afectando este lunes a las acciones de algunos de los fabricantes de componentes más importantes.

Además, los fabricantes de chips, incluidos Intel Corp., Qualcomm Inc., Xilinx Inc. y Broadcom Inc., ya les han comunicado a sus empleados que no suministrarán a Huawei hasta nuevo aviso.

Bloomberg también apunta que bloquear la venta a Huawei de componentes críticos también podría interrumpir los negocios de los gigantes de chips estadounidenses como Micron Technology Inc. o retrasar el despliegue de las redes inalámbricas 5G críticas en todo el mundo, incluso en China. A su vez, esto podría tener un efecto dominó perjudicando a las empresas estadounidenses que dependen cada vez más de la segunda economía más grande del mundo para el crecimiento.

Por otro lado, los analistas cuentan que Huawei ha almacenado suficientes chips y otros componentes importantes para mantener su negocio en funcionamiento durante al menos tres meses. Además, se piensa que desde la mitad de 2018 han estado diseñando sus propios chips. Esto tendría sentido después de las palabras del pasado sábado del CEO de Huawei, quien explicó que llevaban tiempo preparándose para el movimiento estadounidense.

Cómo afecta a los usuarios de Huawei

Imagen: AP

El segundo grupo de principales afectados tras el movimiento de la administración de Trump son los propios usuarios de Huawei. Google dijo ayer que estaba “cumpliendo con la orden y revisando las implicaciones” pero, ¿qué significan las restricciones para los usuarios?

El hecho de que Google haya cortado la licencia de Huawei para usar Android, el sistema operativo en el que se ejecutan los teléfonos de Huawei, tiene varias implicaciones.

Por un lado, Google detendrá las actividades comerciales con Huawei que involucran la transferencia de hardware, software y servicios técnicos que no están disponibles públicamente, aunque Huawei podrá usar la versión de código abierto más limitada de Android.

La noticia significa que los clientes actuales con teléfonos Huawei, o teléfonos Google Nexus cuyo hardware fue creado por Huawei, podrán actualizar sus aplicaciones de Android e instalar aplicaciones a través de la Play Store. En cambio, no podrán actualizar a futuras versiones oficiales de Android.

En cuanto a los futuros teléfonos de Huawei, no podrán incluir aplicaciones de Google, por ejemplo YouTube, Gmail o su navegador web Chrome, ya que no están incluidos en la versión de código abierto de Android.

Como decíamos al comienzo, existirá una serie de servicios mínimos por parte de Google. Ayer comunicaron a través de su cuenta de Twitter de Android que algunos de sus servicios seguirán funcionando en los teléfonos de Huawei. Por ejemplo, Google Play, su tienda de aplicaciones online, seguirá operativa.

 

Google también explicó que su servicio de detección de malware, Google Play Protect, el cual analiza las aplicaciones de Android en busca de cualquier software malicioso, también seguirá trabajando en los teléfonos de Huawei.

En cualquier caso, es poco probable que los clientes de Huawei reciban futuras actualizaciones de Android, precisamente aquellas que incluyen importantes mejoras en materia de seguridad. Los teléfonos de Huawei dependerán de las actualizaciones de seguridad de la versión de código abierto de Android.

El efecto dominó posiblemente lo veremos esta misma semana, pero todo parece indicar que a Google le seguirán el resto de grandes compañías estadounidenses, lo que supondrá que los actuales usuarios de Huawei también podrían perder actualizaciones oficiales de otras herramientas como WhatsApp, Instagram o Facebook. [BloombergTelegraph]

2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33
2019-05-03_14-31-13

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias