Cárceles de RD: laboratorios perfectos para planificar crímenes contra personalidades

Desde cárceles de República Dominicana se han organizado crímenes contra personalidades, robo y otros tipos de delitos, los cuales se ejecutan perfectamente fuera de las rejas.

La logística, el pago y la contratación del personal es un trabajo bien organizado, elaborado por ociosas mentes criminales en la prisión.

La segunda etapa es la materialización o puesta en marcha de lo concebido por los profesionales del crimen, quienes desde la misma prisión contactan a los sicarios en las cales y disponen de la inteligencia para realizar el trabajo.

Por su parte, los sicarios ejecutan sin importar límites, barreras, que los estén grabando, que los lugares sean concurridos o que sean figuras muy influyentes.

El reciente atentado contra la vida del exbeisbolista de Grandes Ligas David Ortiz, se suma a una larga lista de crímenes planificados intelectualmente desde el interior de una celda y ejecutado por sicarios en libertad.

Las autoridades presumen que el atentado contra el Big Papi fue planificado por José Eduardo Ciprián Lebrón y Carlos Rafael Álvarez dos reclusos que guardan prisión en la cárcel de Azua. Están condenados a 20 años por homicidio, y cinco años por droga, respectivamente.

En 2018 Jesús Pascual Cabrera Ruiz, quien guarda prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación  de La Romana, dirige desde prisión una poderosa red criminal dedicada al narcotráfico y al sicariato en diferentes puntos del país.

Entre los crímenes que se le atribuyen a la banda criminal están los asesinatos de Juan Francisco Piña Mateo, alias Francis Boutique, ocurrido el 27 de marzo del presente año. También el de José Bienvenido Marte Mercedes, ocurrido el pasado 24 de abril.

Las autoridades le atribuyen, además, el asesinato de Randy Mario Manzanillo, ocurrida el 18 de julio del año en curso, entre otros hechos de sangre.

En junio de 2015 fue asesinado el periodista Blas Olivo, plan orquestado por una banda recluida en la cárcel de Puerto Plata y dirigida por José Miguel Rodríguez Almonte, mejor conocido como Job. La banda se vincula al narco boricua José David Figueroa Agosto.

En junio del 2010 el abogado y comunicador Jordi Veras sufrió un intento de asesinato por sicarios, que fueron contratados por el fallecido Adriano Román desde la prisión de Rafey-Hombres.

Román cumplía una condena de 20 años en la cárcel de Rafaey-Hombres, por el intento de asesinato contra su exesposa Miguelina Llaverías, cuando contrató los sicarios para asesinar al comunicador Veras.

En 2002, el hijo del exsenador reformista César Augusto Féliz Matos, Víctor Augusto Féliz Matos fue secuestrado y asesinado por Priscila Díaz Infante, condenada a 30 años.

Díaz Infante ejecutó el crimen por encargo del fallecido narcotraficante Rolando Florián, que para la fecha guardaba prisión en recinto carcelario de Najayo-Hombres.

2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33
2019-05-03_14-31-13

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias