Fiscalía rumana confirma que huesos encontrados pertenecen a menor asesinada

Las autoridades rumanas confirmaron este sábado que los huesos encontrados en la casa del hombre acusado de violación que ha confesado haber secuestrado y asesinado a una adolescente de 15 años pertenecen a la menor.

A esta conclusión se ha llegado tras analizarse los restos humanos hallados por la policía en la vivienda del acusado y compararlos con muestras de ADN de los padres de la víctima, ha anunciado en un comunicado la Fiscalía rumana.

La revelación pone fin a las esperanzas expresadas por la familia de que la menor no estuviera muerta.
El caso ha provocado consternación e indignación por la lenta respuesta de la policía y la Justicia a las llamadas de auxilio de la menor. Los agentes tardaron 19 horas en entrar en la casa del sospechoso.

Dos ministros y el director de la autoridad de la que depende el teléfono de emergencias se han visto obligados a dejar su cargo, y la oposición y el presidente de centro-derecha han atribuido las negligencias en la gestión del caso a la supuesta corrupción de un Gobierno socialdemócrata al que acusan de politizar la administración.

La adolescente de 15 años desapareció el pasado 24 de julio mientras hacía autoestop en dirección a la ciudad de Caracal del sur del país, desde donde llamó un día más tarde pidiendo socorro al servicio de emergencias informando que había sido violada y estaba siendo retenida en una vivienda de la localidad.

La falta de pericia a la hora de utilizar la tecnologías disponible, la descoordinación entre departamentos y el exceso de garantismo de un fiscal que no autorizó la entrada a la propiedad hasta las seis de la mañana del 26 de julio hicieron que la policía tardara 19 horas en llegar a la casa desde la que se hicieron las llamadas.

Cuando irrumpieron en la vivienda el 26 de julio por la mañana, los agentes detuvieron a un hombre de 66 años que confesó haber asesinado a la menor y ser el responsable de la muerte de otra joven de 18 años desaparecida en abril en la zona.

Según las informaciones que han trascendido, la menor habría sido asesinada justo después de conseguir llamar al servicio de emergencias.
Muchos ven la deficiente reacción de las autoridades como una muestra del desinterés y la incompetencia con que la administración rumana trata a sus ciudadanos. EFE

2019-05-03_14-30-03
fdbpn728x90
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias