Hallados los restos de un loro gigante que habitó Nueva Zelanda

Un grupo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), con sede en Sídney, ha localizado en la localidad de Saint Bathans, en el extremo meridional de la Isla Sur neozelandesa, los restos de un loro gigante, de siete kilos de peso (el doble del más grande conocido hasta ahora) y bautizado como Heracles inexpectatus. Esta ave vivió hace 19 millones de años, según el estudio publicado en Biology Letters y pudo alimentarse de otras aves, además de las frutas y plantas de la zona.

“Heracles, al ser el loro más grande, sin duda tuvo un enorme pico que podía abrir de par en par lo que se le antojara, y puede que se alimentara con algo más que comida convencional para loros, incluidos otros loros”, ha afirmado Mike Archer, de la UNSW, según recoge Efe. El investigador, miembro del equipo de cinco científicos que han anunciado el hallazgo, ha comentado que los loros keas de Nueva Zelanda, de casi medio metro de altura de media, “desarrollaron un gusto por las ovejas desde que fueron introducidos por los colonos europeos en 1773”.

El loro gigante vivió en un bosque subtropical rico y diverso con muchas especies de palmeras y laureles que, “sin duda proporcionaba una rica variedad de fruta importante en la dieta del Heracles y otros loros y palomas con las que convivía”, dijo Suzanne Hand, también miembro del grupo de la UNSW.

El yacimiento, que es conocido por alojar fósiles de aves del período del Mioceno, es la única ventana a un hábitat prehistórico con animales y pájaros terrestres que poblaron Nueva Zelanda desde que los dinosaurios poblaron la tierra hace 66 millones de años. “Hemos excavado este yacimiento de fósiles durante 20 años y cada año se encuentran nuevas aves y otro tipo de animales”, indicó el paleontólogo Trevor Worthy, de la Universidad de Flinders, en Australia.

Fósiles hallados y simulación del tamaño de Heracles junto a una persona.
Fósiles hallados y simulación del tamaño de Heracles junto a una persona. T. M. KEESEY

Nueva Zelanda acogió aves gigantes como la extinta moa, parecida al avestruz y que pudo haber medido tres metros. “Pero hasta ahora nadie había encontrado al loro extinto en ningún lugar”, remarcó Worthy, quien ha participado en el estudio de la UNSW y el Museo de Canterbury neozelandés.

Las avifaunas insulares son famosas por haber contado con especies extraordinariamente grandes y no voladoras como el Dodo Raphus cucullatus de Mauricio, el Sylviornithidae gigante en Nueva Caledonia (Sylviornis), Fiji (Megavitiornis) y otras. Los rieles insulares (Rallidae) tienden a ser más grandes que los parientes continentales, pero el más grande, el Takahe (Porphyrio hochstetteri) de Nueva Zelanda, de hasta 3,2 kg, es más pequeño que los gigantes insulares, explica el estudio.

Los fósiles hallados, catalogados en las colecciones del Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa, son partes de las patas izquierda y derecha. Se compararon con una amplia gama de esqueletos de aves en la colección del Museo del Sur de Australia y con imágenes en el sitio web del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian para la colección de aves.

Fuente: El País

2019-05-03_14-30-03
fdbpn728x90
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias