Opinión. Salud Ciudadana

Por Víctor Garrido Peralta

No puede existir un adecuado sistema nacional de salud en la República, si los recursos económicos invertidos por el estado sólo representan el 1.7 % del Producto Interno Bruto (PIB), una cifra bastante lejana del 6% del PIB que la Agenda de salud sostenible para las Américas 2018-2030 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) propone como “financiamiento necesario para avanzar hacia la salud universal”. La buena medicina cuesta dinero.

En el caso nacional el tema no radica en la escasez de capital, sino en quiénes y en  cómo se utilizan los cuantiosos recursos financieros que el sector salud produce.  Si algo positivo se puede extraer del haber creado el monstruo llamado Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) privadas, es la certeza de su alta rentabilidad, la que resulta más que suficiente para suplir dignamente las necesidades de la salud ciudadana.

Entendemos que es sumamente improbable que logremos alcanzar estándares  internacionales en el servicio de salud sin un postergado enfrentamiento frontal con las ARS privadas, las que en el año 2017 reportaron beneficios por RD$1,853.5 millones y en el 2018 sus ganancias aumentaron hasta alcanzar los RD$1,871.6 millones   (Fuente : SISALRIL).

Esos MILLONES DE SANGRE los generan sobre la base de la negación de prestaciones  que provoca una disminución en la calidad de vida del paciente, incluso el fallecimiento de muchos, todo ello sin ser profesionales de la salud ni propietarios de hospitales.

Son las ARS hoy en día las que  otorgan la licencia para ejercer la medicina en nuestra amada Quisqueya, colocándose por encima del estado dominicano, ya que éstas se reservan el derecho de otorgar los códigos necesarios para poder servir a los pacientes afiliados a su negocio.

A la luz de ello creemos que todas las instituciones públicas y autónomas deben dar exclusividad a una única prestadora de servicios de salud: SENASA.  Asimismo el Colegio de Médicos Dominicano, la Asociación de Clínicas Privadas y las Asociaciones de Especialidades Médicas están llamados a pactar tarifas decentes por servicios dispensados, con asignación de códigos para todo profesional con

exequatur a cambio de exclusividad. Con esto lograríamos que SENASA sea aceptada en todos los centros de salud públicos y privados de la nación, avanzando de esta forma al anhelado seguro médico nacional que cubra todo y a todos. Sin prisa pero sin pausa……¡Llegaremos!.

marbete impuestos internos dgii
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias