Las dos caras de los políticos cuando se está en el poder y en la oposición

Los políticos dominicanos tienen dos caras que usan a conveniencia y circunstancialmente. Una, para cuando se está arriba, aunque sea con presión y la otra, para cuando se está abajo, con depresión.

Los ejemplos abundan de políticos que calan a posiciones públicas gracias al favor de un decreto presidencial y son reverenciados y hasta idolatrados por los subalternos.

En este momento, cuando se está arriba, son los mejores amigos y compañeros de partido y equipo, los mejores estrategas, los más iluminados, pero todo cambia radicalmente cuando otro es el presidente y choca con los intereses del que sale de posición.

Entonces, los que quieren mantener sus puestos en el tren gubernamental hacen leña del árbol caído con el antiguo jefe y mudan sus lealtades al que produce los decretos.

El expresidente Leonel Fernández es quizás el líder político más vilipendiado por sus compañeros que ascendieron al poder por primera vez de sus manos y en otros dos períodos, pero ahora es odiado, porque está fuera del poder y las lealtades migran del presidente Danilo Medina al candidato presidencial Gonzalo Castillo.

El dirigente Félix Jiménez ocupó posiciones cimeras o de  primer orden en los gobiernos de Fernández, especialmente en el Ministerio de Turismo. En los tiempos buenos lo definía como un líder orgullo de todos los dominicanos.

Ahora, el mismo Félix Jiménez no le reconoce capacidad a Fernández ni siquiera para dirigir la reunión del Comité  Político del PLD y considera que lo mejor es que se vaya.

Danilo Medina necesitó del respaldo decidido del presidente Fernández para ganar las elecciones del 2012  y lo veía como el político mejor valorado del país.

Siete años después, en el 2019, las circunstancias cambiaron bastantes y los mejores amigos tomaron el agua de la discordia. Ahora el mandatario ve a Fernández como el presentante de una minoría que busca imponerse a la mayoría.

Janet Camilo es dirigente del Partido Revolucionario Dominicano y fue una de las más agresivas contra su presidente Miguel Vargas Maldonado, al que llamaba negociante de la política y políticamente incapaz.

Pero la percepción de Janet sobre Vargas Maldonado cambió radicalmente para bien. Solo bastó su favor para que fuera designada ministra de la Mujer y entonces…..

El caso más extremo lo representa la senadora Sonia Mateo, la que una vez fue la más ferviente defensora de Fernández.

Tiempo después el danilismo asumió a la legisladora por Dajabón y en su estimación, Leonel pasó de héroe a villano.

El vocero de la presidencia hablaba del presidente del PLD como un hombre sabio y muy capaz, fundamental para los triunfos electorales de la organización.

Ahora entiende que no es más que un agitador y que sabotea la estabilidad y posibilidades de triunfos del PLD.

En definitiva no se puede creer ni en amistad ni lealtad de políticos, porque para ellos, los aliados solos son necesarios para subir a lo más alto y nada más

marbete impuestos internos dgii
Print
pasorapido
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias