Un incendio de gran proporción se propaga en un importante ecosistema brasileño

Recife (Brasil), EFE.- Un incendio forestal de grandes proporciones, que comenzó el último sábado, se propagaba este lunes por la Chapada Diamantina, un importante y turístico ecosistema del estado de Bahía (nordeste), según reportaron las autoridades.

El Cuerpo de Bomberos de Bahía indicó que el incendio ya se extendió por las zonas rurales de los municipios de Livramento de Nossa Senhora y Río de Contas, además de la región limítrofe de Lençóis, Palmeiras e Iraquara. Las llamas consiguen verse desde los cascos urbanos de varias de esas ciudades.

La región es también famosa por los yacimientos de oro descubiertos por los portugueses en el siglo XVII.
Dos aviones y un helicóptero apoyan las labores en tierra del contingente de bomberos desplazados al parque natural, caracterizado por su densa vegetación.

El incendio ocurre paralelamente a las manchas de petróleo que se arrastran por más de 200 playas de 74 municipios de los nueve estados de la región nordeste, entre ellos el propio Bahía, que junto a Sergipe se ha declarado en situación de “emergencia”, y pocos días después del fuego que devastó parte de la Amazonía.

Los incendios en la Amazonía se intensificaron en agosto y septiembre en medio de las fuertes críticas al Gobierno brasileño recibidas de todo el mundo, incluso de presidentes de otros países como el francés Emmanuel Macron.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE por sus siglas en portugués), la Amazonía brasileña registró en agosto pasado 30.901 focos de incendios, cifra que prácticamente triplicó la del mismo mes del año pasado.

La cifra es también la peor para el mes de agosto en la última década, como consecuencia de la sequía, las altas temperaturas y en gran parte por la desforestación causada por el hombre.

Las imágenes de los incendios calcinando enormes extensiones de cobertura vegetal dieron la vuelta al mundo y generaron una ola de indignación en la comunidad internacional, que acusó del desastre al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por su retórica antiambientalista.

El líder ultraderechista defiende la explotación de los recursos naturales del mayor bosque tropical del mundo, se niega demarcar nuevas reservas indígenas y ha condenado en repetidas ocasiones el “ecologismo extremista” de las ONG.

Según el INPE, en septiembre, ya con la entrada en operación del Ejército, la Amazonía brasileña registró 19.925 incendios forestales, un número en un 19,66 % inferior al del mismo mes del año pasado (24.803) y un 35,52 % menos al contabilizado en agosto.

Pero no solo la Amazonía se ha visto afectada por los incendios forestales de agosto y septiembre en el país.
Al igual que en la Chapada Diamantina, el Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes, en el ecosistema conocido como el Pantanal (occidente), y el Cerrado, como es llamado el conjunto de bosques de la altiplanicie central, sufrieron voraces incendios.

El Santuario de Nuestra Señora de los Imposibles, uno de los principales epicentros religiosos del estado de Río Grande do Norte y que alberga reliquias de la colonización portuguesa, estuvo amenazado por un incendio forestal que devastó parte de la Serra do Lima, en la región agreste de esa septentrional región.

marbete impuestos internos dgii
Print
pasorapido
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias