Estos son los síntomas de una lesión en la médula espinal - N Digital

CORONAVIRUS

facebookSalud

Estos son los síntomas de una lesión en la médula espinal

Cuando se producen este tipo de lesiones, es posible que sientas que quedarás incapacitado por toda la vida. Esta sensación podría afectarte a nivel social, emocional y mental, ya que es posible que dudes de tus habilidades.

¿Cómo se produce una lesión de médula espinal?

Tal como lo indica la Clínica Mayo, la lesión medular es el resultado del daño de las vértebras, los ligamentos o de los discos de la columna, e incluso de la médula espinal. Estas lesiones surgen debido a golpes fuertes en la columna, produciendo fracturas graves.

Las lesiones pueden producir que la columna se disloque, se aplaste o que comprima una o más de una vértebra. Cualquier lesión, como disparos o cortes por armas punzo penetrantes producen cortes en la médula espinal.

Pero también la artritis, infecciones o la misma degeneración de los discos también producen lesiones en los pacientes que tengan estos problemas de salud.

Síntomas

médula espinal
Foto: Shutterstock

Afecta la capacidad psicomotriz

Esto dependerá del lugar que afecte la lesión en la médula espinal, y de la gravedad de la misma. Estas lesiones por lo general se clasifican en dos: completa e incompleta.

En el caso de la primera, afecta completamente toda la función sensorial y toda la capacidad motora. En el caso de la segunda, existe actividad motora o sensorial en la zona afectada. En vista de lo anterior, puede haber parálisis total o parcial, según sea el caso.

Los síntomas, en líneas generales, son los siguientes: pérdida del movimiento, así como la alteración de la sensibilidad de la zona afectada, y la incapacidad de percibir sensaciones como frío o calor.

También se producen espasmos, al mismo tiempo que se pierde la capacidad de controlar el flujo intestinal y el de la vejiga.

Así como dolor debido al daño producido en las fibras nerviosas de la médula y dificultad para respirar o toser.

Tratamiento

En muchos casos, la terapia ayuda a mantener los músculos en buen estado y reducir el dolor, así como recuperar la movilidad en las zonas afectadas. El tratamiento contra el dolor por medio de analgésicos ayuda a mantenerlo a raya, por lo que las visitas al médico son obligatorias con el fin de obtener una pronta recuperación.

Fuente: La Opinión

Subscríbete aquí