¿Qué hacer para que el frenillo corto no afecte a tus hijos al comer y hablar?

CORONAVIRUS

ActualidadfacebookSalud

¿Qué hacer para que el frenillo corto no afecte a tus hijos al comer y hablar?

Si tus hijos tienen problemas de pronunciación, quizás eso se deba al frenillo corto, una anomalía congénita que se puede tratar desde los primeros años de vida. Ampliamos a continuación la información.

¿Qué es el frenillo corto?

De acuerdo con Guía Infantil, el frenillo corto es una anomalía congénita que puede impedirnos sacar la lengua más allá de la línea de los dientes, lo que dificulta el movimiento necesario para realizar ciertos sonidos. Esta condición también se le conoce como anquiloglosia.

En casos desarrollados, el problema de frenillo corto puede tener repercusiones en la lactancia debido a que el bebé usa la lengua para lactar.

Afectación del frenillo corto en el habla

frenillo corto
Foto: Pixabay

Los niños que nacen con frenillo corto generalmente tienen limitaciones en su capacidad de hablar por el movimiento reducido de la lengua en la boca. Los sonidos que se hacen por contacto de la lengua con el paladar pueden ser difíciles para ellos.

Entre estos sonidos encontramos aquellos relacionados con las letras n, s, z, l, t y d. No obstante, el frenillo corto es más visible con la pronunciación de la letra r.

La mayoría de los niños con frenillo corto se adaptan con terapia y llegan a tener un aceptable desarrollo del habla.

Tratamiento del frenillo corto

Generalmente, los bebés a partir de 2 años pueden empezar a recibir tratamiento para la anomalía del frenillo corto porque el habla fluida empieza a desarrollarse y expresarse a esa edad.

Si se detectan problemas de pronunciación en el niño, es importantísimo acudir a un logopeda o foniatra para que defina qué tratamiento es el ideal según la gravedad del frenillo corto.

Si la lengua no puede salir más allá de los incisivos, se recomienda ampliamente someter al niño a una pequeña intervención quirúrgica conocida como frenectomía.

La anomalía del frenillo corto tiene solución, y aunque no incida negativamente en la salud de tus hijos, tratar este problema desde temprano evitará que tengan problemas de pronunciación en su vida adulta.

Fuente: La Opinión

Subscríbete aquí