La bachata de RD pasa de lo ridículo a lo sublime - N Digital

CORONAVIRUS

ActualidadArte y CulturaEntretenimientoNacionalesPortadaRedestwitter

La bachata de RD pasa de lo ridículo a lo sublime

La bachata surgió en la marginalidad urbana de los bares y burdeles de Santo Domingo, durante los años 1960 y principios de los 70, para en el 2019 ser declarada como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad, por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Al inicio, el ritmo prácticamente clandestino, desdeñado como música de las clases pobres, escuchada en barrios y “bares de mala muerte”.

Para la época, la bachata era conocida como “música de amargue”, concepto que se refería al estado de melancolía provocado por el desamor, siempre reflejado en la temática de sus composiciones.

Su difusión estuvo limitada a escasas emisoras de Amplitud Modulada (AM), principalmente Radio Guarachita, ya que era considerada como una música vulgar.

La bachata es un género musical bailable originario de la República Dominicana, dentro de lo que se denomina folclore urbano. Está considerado como un derivado del bolero rítmico, con influencias de otros estilos como el son cubano y el merengue.

Rafael Encarnación, Tommy Figueroa, Edilio Paredes y José

José Manuel Calderón, surgen como los principales exponentes.

Pero es en los ochenta cuando el ritmo comienza a trascender y penetra a la Frecuencia Modulada (FM) con el tema “Chiquitica”, de Leonardo Paniagua.

Esto abrió las puertas para que otros intérpretes como Luis Segura, con el súper éxito “Cariñito de mi vida”.

Luis Segura, “El Añoñaíto”, fue una figura importante en el crecimiento del género en los 80, al impactar con el tema Pena, llegando a otros niveles sociales y saliendo de la marginalidad.

SUBE DE NIVEL. El ritmo sube de nivel en la segunda mitad de los 80, con la denominada vertiente rosa, encabezada por Víctor Víctor y Juan Luis Guerra, tomando un giro romántico.

La producción «Mesita de Noche» de Victor y “Bachata Rosa” de Guerra se colocaron rápidamente entre los primeros puestos de ventas en la República Dominicana y la internacionalización del ritmo.

En la década de los 90, inicia la popularización para colocarse en la cima y competir con los ritmos tropicales por excelencia: el merengue y la salsa.

Antony Santos fue la cabeza de esta nueva avalancha de bachateros, con su producción  “Voy pa alla”.

Le siguió Raulín Rodríguez, con su emblemático tema “Nereyda”; Luis Vargas, con Loco de Amor, Frank Reyes, Sacarías Ferreira, Teodoro Reyes y otros.

Ahora Romeo Santos lidera el rito y es una especie de “mega estrella, pues es escuchado en otro idioma, y sus presentaciones rompen récord de asistencia en escenarios donde solo se presentan los más afamados artistas del mundo.

Hoy día la bachata es el principal género musical dominicano, desplazó al merengue y se baila hasta en Rusia.

Subscríbete aquí