El comercio mundial avanza con debilidad, dejando demasiado por aquí y poco por allá - N Digital

    CORONAVIRUS (COVID-19)

ActualidadCoronavirusfacebookInternacionales

El comercio mundial avanza con debilidad, dejando demasiado por aquí y poco por allá

WASHINGTON — Las fábricas no trabajan. Los trabajadores están en cuarentena. En algunos puertos, los productos se amontonan, mientras que en otras partes los barcos cargueros navegan vacíos. Los granjeros tiran la leche de sus vacas, pero los pasillos de papel higiénico en la tienda lucen vacíos.

La propagación del coronavirus ha afectado las cadenas de suministro mundiales, lo cual ha conducido a escasez y aumentos de precio graduales desde las fábricas hasta los puertos, las tiendas minoristas y los consumidores. Mientras las fábricas en China han comenzado a regresar a la actividad poco a poco a medida que la epidemia se desvanece en dicho país, muchos fabricantes en India, Estados Unidos y Europa están cerrando o siguen funcionando a capacidad parcial.

Estas perturbaciones del comercio mundial podrían hacerse más notorias en los próximos meses, a medida que los consumidores acaparen productos y los países limiten las exportaciones de suministros médicos e incluso de alimentos. Los compradores podrían ver más escasez de productos inesperados, como computadoras portátiles, papel higiénico y medicamentos. Algunas empresas podrían no contar con materias primas y componentes, lo que resultaría en mayores problemas financieros.

El 10 de marzo en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump dijo que iba a destinar al menos dieciséis mil millones de dólares a los agricultores, ganaderos y productores agrícolas estadounidenses para mantener estable el suministro de alimentos en ese país.

“En estos tiempos de crisis debemos mantener nuestras cadenas de suministro en movimiento desde el principio, de principio a fin”, aseveró el presidente.

El 8 de abril, Estados Unidos estableció restricciones a la exportación de suministros médicos necesarios para combatir el virus, emulando con ello las prohibiciones en Europa, India, Turquía y otros lugares que, según los críticos, podrían dejar a algunas partes del mundo sin suministros.

En declaraciones transmitidas en vivo esa mañana, Roberto Azevedo, director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dijo que la contracción del comercio mundial este año se iba a poner “fea”, ya que sería la mayor caída del comercio internacional en una generación. La OMC prevé que el volumen del comercio mundial podría disminuir entre un 13 y un 32 por ciento o incluso más, en comparación con el año anterior.

“Proyectamos que el comercio en 2020 caerá abruptamente en todas las regiones del mundo y básicamente en todos los sectores”, afirmó Azevedo.

El crecimiento del comercio mundial ya se había desacelerado el año pasado a su nivel más bajo desde la crisis financiera, empantanado por una guerra comercial entre Estados Unidos y China y la desaceleración de las economías de Europa y Asia.

Sin embargo, la pandemia ha frenado varios segmentos del comercio mundial. El volumen de contenedores en Shanghái, el puerto más activo del mundo, cayó un veinte por ciento en comparación con el mes de febrero del año anterior, mientras que el volumen de carga disminuyó un 23 por ciento en el puerto de Los Ángeles en el mismo periodo.

A principios de este año, gran parte de ese colapso se debió a las perturbaciones en las mercancías procedentes de China, donde cerraron muchas fábricas. Esto ha afectado especialmente a industrias como la electrónica y la maquinaria industrial, que dependen en gran medida de las fábricas de China para impulsar las cadenas de suministro mundiales. Por ejemplo, las exportaciones chinas de computadoras portátiles a Estados Unidos se han desplomado, al mismo tiempo que la demanda aumenta porque las empresas están cambiando al trabajo a distancia y los estudiantes también tienen que tomar clases a distancia.

Pero al igual que el virus, que se propagó desde China al resto del mundo, también lo harán las perturbaciones económicas, que probablemente se intensificarán en los próximos meses. Para las empresas y los consumidores que confían en la capacidad de enviar productos rápidamente y sin problemas a todo el mundo, las perturbaciones podrían ser una sorpresa.

“China nos ha demostrado lo extrema que puede ser la caída de la actividad industrial”, dijo Chris Rogers, analista de comercio y logística mundial de Panjiva. También comentó que los envíos marítimos de China a Estados Unidos disminuyeron un 45 por ciento en las dos primeras semanas de marzo en comparación con el mismo período del año anterior.

Durante los últimos meses, las fábricas en China han estado volviendo lentamente a la vida, aunque muchas siguen operando a capacidad parcial y podrían cerrar si el virus reaparece. Sin embargo, mientras las fábricas chinas se recuperan, la demanda de muchos productos se está hundiendo en otros lugares.

Entre esos lugares se encuentran Estados Unidos y Europa, donde la demanda de bienes y servicios está disminuyendo a medida que los trabajadores pierden sus puestos de trabajo y recortan gastos, lo que deja a las empresas estadounidenses luchando por cancelar los pedidos de China.

En todo el mundo, las fábricas están cerrando por diversos motivos. Los trabajadores están en cuarentena o se quedan en casa para cuidar de sus hijos que no van a la escuela, mientras que algunas fábricas carecen de componentes y materias primas. Otras simplemente no tienen necesidad de fabricar productos porque nadie les compra.

Los fabricantes de automóviles y otros productores importantes, como Volkswagen, Peugeot, Ford y General Motors, paralizaron sus fábricas en Estados Unidos y Europa a mediados de marzo, lo que a su vez reduce la demanda de acero, electrónicos y otros componentes.

Esas tendencias han sembrado el caos y la confusión en los mercados mundiales de transporte marítimo. Los productos se han estado amontonando en las terminales de contenedores de China, mientras que algunos buques que zarpan de Estados Unidos están navegando vacíos, con el propósito de recoger las mercancías en otro puerto.

Los expertos en cadenas de suministro afirman que, a largo plazo, la crisis puede conducir a una reestructuración, en la que las empresas del sector de la confección, la electrónica y la industria farmacéutica replanteen sus cadenas de suministro para asegurarse de que estén diversificadas a nivel mundial y sean menos dependientes de un solo lugar, como China.

Pero por el momento, la crisis se está desarrollando tan rápidamente que muchas empresas son incapaces de anticiparse a lo que está sucediendo.

“En este momento, las empresas están tratando de averiguar si van a continuar en el negocio en los próximos meses”, explicó Jon Gold, vicepresidente de la cadena de suministro y política aduanera de la Federación Nacional de Minoristas. “Están reevaluando por completo cómo van a funcionar las cadenas de suministro, cuál va a ser la confianza de los consumidores y qué es lo que están comprando”, agregó.

Hasta ahora, buena parte de la escasez de productos en Estados Unidos y Europa no se debe a una falta real de mercancías sino más bien a una demanda creciente de consumidores nerviosos, que están almacenando cloro, papel higiénico, pañales y frijoles secos.

Se está experimentando otro tipo de escasez a medida que los productores de papel higiénico, alimentos y otros productos tratan de dilucidar cómo reconfigurar las cadenas de suministro, que fueron establecidas para hacer envíos a granel a restaurantes y escuelas, ahora más bien satisfagan la demanda de los hogares.

“Digamos que no hay escasez de productos disponibles, pero están empaquetados en el tamaño equivocado”, dijo Rogers.

Las empresas que venden barriles de cerveza a los restaurantes y grandes rollos de papel higiénico comercial a los aeropuertos y escuelas no pueden volver a empaquetar y redistribuir sus productos de la noche a la mañana. Para las industrias con productos perecederos, este ha sido un gran problema. Los productores de leche se han visto obligados a tirar la leche que no pueden hacer llegar a los consumidores o a considerar el sacrificio de sus rebaños.

Matt Herrick, vicepresidente sénior de la Asociación Internacional de Alimentos Lácteos, dijo que en la industria láctea no hay ninguna escasez en la producción. A diferencia de otros sectores de la economía, los granjeros no pueden cerrar, sus vacas siguen produciendo leche. Pero a diferencia de la carne o los cereales, la leche no se puede congelar ni almacenar durante largos periodos de tiempo.

Gold de la Federación Nacional de Minoristas, que incluye a Walmart, Target y otros importantes minoristas de alimentos, dijo que era demasiado pronto para decir si los consumidores se encontrarán con la escasez de algunos productos alimenticios en los próximos meses. Pero dijo que los estados necesitaban coordinarse para asegurarse de que todos los eslabones de la cadena de suministro de alimentos permanezcan abiertos y sigan funcionando.

“No se trata solo de las fábricas, sino también de las granjas, las compañías de transporte y distribución”, dijo Gold.

En todo el mundo, otros cierres podrían presagiar una escasez de metales y medicinas. En Sudáfrica, el cierre de emergencia ha dejado inactivas a las principales minas de platino y paladio del mundo. En la India, que suministra el 40 por ciento de medicamentos genéricos de Estados Unidos, así como muchos de los ingredientes farmacéuticos activos que se utilizan para fabricar medicinas, los expertos de la salud advierten que las órdenes de quedarse en casa podrían interrumpir el suministro de productos farmacéuticos a Estados Unidos.

India prohibió las exportaciones de algunos medicamentos clave el mes pasado, pero revirtió las restricciones esta semana bajo la intensa presión de Estados Unidos. La cuarentena en todo el país podría complicar todavía más el proceso de fabricación y distribución de medicamentos básicos, comentó Yanzhong Huang, un investigador de alto nivel de la salud mundial en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Para el viernes, 75 gobiernos ya habían implementado límites a las exportaciones de suministros médicos, de acuerdo con el seguimiento realizado por Simon Evenett, profesor de Comercio Internacional de la Universidad de San Galo en Suiza.

Organizaciones como el Banco Mundial y la OMC han instado a los países a que se abstengan de imponer nuevas restricciones a la exportación, en especial de productos médicos, y a que diseñen una respuesta coordinada para aumentar la producción.

“Ningún país es autosuficiente, sin importar cuán poderoso o avanzado pueda ser”, afirmó Azevedo en un video publicado en el sitio de la OMC en marzo. “Mantener el comercio abierto y las inversiones fluyendo será fundamental para mantener los estantes llenos y los precios asequibles”.

Un comprador camina frente a los estantes vacíos de una tienda de alimentos en Brenham, Texas, el 17 de marzo de 2020. (Tamir Kalifa/The New York Times)

c.2020 The New York Times Company

Noticas de Interés
ActualidadfacebookInternacionalestwitter

El mundo supera los 11 millones de casos de coronavirus

ActualidadfacebookNacionales

Vocera DNCD da positivo al COVID-19

ActualidadCoronavirusfacebookInternacionalestwitter

Cierre de Haití ante coronavirus ha elevado incidencia de otras enfermedades

ActualidadfacebookInternacionalestwitter

EE.UU.: pandemia en punto crítico con actividades del 4 de Julio

Subscríbete aquí