Posponer la alarma del despertador podría mejorar la vida social, según un estudio - N Digital

COVID 19

ActualidadfacebookRedestwitterÚltimas Noticias

Posponer la alarma del despertador podría mejorar la vida social, según un estudio

Presionar el botón de “posponer” no te convierte en un holgazán; en cambio, puede ayudar a tu vida social, sugiere una nueva investigación. Según una encuesta de OnePoll realizada a 2000 adultos, alrededor de una cuarta parte (24%) suele posponer sus alarmas porque ayuda a sus relaciones con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

6 de cada 10 afirman que dormir más les ayuda a tener una mejor relación con su pareja. Además, para el 71% la cantidad de sueño que duerme afecta directamente su salud social. El trabajo también reveló que el estadounidense promedio configura cuatro alarmas diferentes para despertarse en un día normal. Y solo aproximadamente 1 de cada 10 de los encuestados dijo que no activa una alarma.

El 32% de los que no usan despertadores desayunan todos los días de la semana, en comparación con solo el 7% de los que activan entre nueve y diez alarmas. La encuesta también puso en evidencia que el bajón de mitad de semana es peor que un caso de lunes. Es que las personas son más propensas a dar al “snooze” el miércoles (40%), mientras que sólo el 28% lo hace el lunes. Los encuestados también son dos veces más propensos a apretar este botón el sábado que el domingo, un 20% frente a un 9% respectivamente. La mitad también tiende a utilizarlo más al principio de la semana que al final.

En general, el 72% de los encuestados lo aprietan entre una y cuatro veces distintas en una mañana determinada, y el 16% evita hacerlo por completo. Independientemente, dos tercios admitieron que posponer la alarma es parte de su rutina matutina.

“Este estudio muestra lo importante que es tener un sueño de calidad cada noche, y cómo es una necesidad tomarse un poco de tiempo extra para quedarse en la cama cada mañana” (Getty Images)

Para permanecer en la cama un poco más, los encuestados dijeron que hipotéticamente dejarían de desayunar (29%), ducharse (29%) y cepillarse los dientes (27%). Un tercio incluso dejaría de tener relaciones sexuales si eso significara tener una hora extra de sueño cada día. Otros 3 de cada 10 también estarían dispuestos a usar sus zapatos más incómodos durante una semana entera para pasar más tiempo en la cama.

“Las personas no solo están dispuestas a renunciar a la comida y la higiene básica para dormir más, sino que también están notando cómo afecta sus relaciones y su propio bienestar”, dijo Cristina Watson, gerente de marca de Dave’s Killer Bread, quien se asoció con OnePoll para llevar a cabo la encuesta. “Presionar ‘posponer’ no te vuelve holgazán, es una señal de autoconciencia”, añadió.

Más de 8 de cada 10 (81%) dijeron que la cantidad de sueño que obtienen se correlaciona directamente con su salud física. Aproximadamente 7 de cada 10 (72%) dijeron lo mismo sobre su salud mental. 1 de cada 5 encuestados suele posponer la alarma porque mejorará su salud mental. “Simplemente me hace sentir que he descansado más, lo que ayuda a mi estado mental para ese día”, aseveró un encuestado.

Dejando de lado la salud social, física y mental, el 63% dijo que quedarse en la cama un poco más por la mañana los hace más felices. “Este estudio muestra lo importante que es tener un sueño de calidad cada noche, y cómo es una necesidad tomarse un poco de tiempo extra para quedarse en la cama cada mañana”, dijo Watson. “Tener una rutina que lo haga posible, con un desayuno matutino rápido y fácil listo para llevar, puede marcar la diferencia en lo que respecta a los hábitos de sueño”.

Dejando de lado la salud social, física y mental, el 63% dijo que quedarse en la cama un poco más por la mañana los hace más felices (Getty Images)

Para Nicole Shallow, analista del comportamiento, especialista en sueño y bloguera de Your Behavior Gal, “dormir poco puede provocar irritabilidad, falta de concentración, disminución del tiempo de reacción y atrofia de la creatividad. La salud física también se ve afectada, con el riesgo de aumento de peso, un sistema inmunológico debilitado, desregulación hormonal y otros impactos potenciales”.

“Las razones más comunes por las que los adultos tienen problemas para conciliar el sueño y permanecer dormidos suelen deberse a un alto nivel de estrés y a malos hábitos diarios”, explicó Shallow en diálogo con el periódico británico The Sun. Y añadió: “Un ambiente fresco es el adecuado para dormir. Las personas que duermen de espaldas y de lado tienden a dormir mejor durante la noche, al igual que quienes utilizan el ruido ‘blanco’ y apagan las fuentes de luz, especialmente las pantallas digitales (luz azul) de la habitación”.

INFOBAE

Noticas de Interés
facebookSaludtwitterÚltimas Noticias

Un estudio revela que el cáncer de mama se propaga más durante el sueño

facebookInternacionalestwitter

Estudio refleja que aumento del mar por el cambio climático afecta al oleaje

Cienciafacebooktwitter

Las partículas tóxicas del aire pueden ir directas del pulmón al cerebro

CienciafacebooktwitterÚltimas Noticias

¿Los genes determinan lo que comemos?, un estudio apunta a que sí

Subscríbete al ABC del Día