Casos de malas prácticas en cirugías plásticas se extiende al doctor Orlando Vargas Almonte - N Digital

COVID 19

ActualidadfacebookNacionalesPortadaSaludtwitter

Casos de malas prácticas en cirugías plásticas se extiende al doctor Orlando Vargas Almonte

Casos de malas prácticas en cirugías plásticas se extiende al doctor Orlando Vargas Almonte

En las últimas dos semanas el programa de Nuria Investigación Periodística presentó una serie de reportajes con desgarradores testimonios de mujeres afectadas por la cirujana plástica Nathaly Bello, que van desde quemaduras hasta necrosis e infecciones, que por cierto recibió la información de parte de la Clínica Monumental de que no tiene relaciones con la Doctora Bello.

Tras este trabajo de investigación, llegaron más denuncias de mala práctica médica que involucran a otro cirujano plástico, el doctor Orlando Vargas Almonte.

Incluso una de las afectadas por el doctor Vargas interpuso una demanda contra él a raíz de los graves daños que ha sufrido en su salud física y mental.

La afectada Pameilyz Vanessa Félix expresó que “Independientemente de que él sea un ser humano, yo entiendo que él no tiene ningún tipo de corazón, una persona que hace eso no tiene corazón para dañarle la vida, a tantas personas, a tantas mujeres, madres de familia”.

Se refiere al doctor Orlando Vargas Almonte, en cuya página web, solo establece que es miembro de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (SODOCIPRE) y que cumple con los estándares requeridos para ejercer la cirugía plástica, pero no da detalles de sus capacitaciones.

El calvario de esta joven de 30 años tuvo su origen en mayo de 2018 al participar en un concurso publicado en la cuenta de Instagram de la influencer y modelo Ana Carolina Castillo cuyo primer lugar era una liposucción que sería realizada por el Dr. Orlando Vargas.

“Salgo ganadora. Cuando vamos con eso que ya me gané, fui a la clínica Caribbean Surgery, que es propiedad del doctor Orlando Vargas”, expresó Félix.

A los fines de obtener un mejor resultado, el doctor le recomienda hacerse otros procedimientos adicionales  que serían pagados mediante publicidad en las redes sociales de ella y su amiga, la presentadora Ana Carolina Castillo,  así como la suma de 200 mil pesos. Cuenta que duró unas 10 horas y media en el quirófano debido a que le hicieron una considerable cantidad de operaciones el mismo día: liposucción, abdominoplastia, levantamiento de senos y transferencia de grasas a glúteos, pero no quedó conforme.

“Mal operada en el sentido de que tú entiendes que si yo me hice una abdominoplastia no debo tener masa que me cuelgue”, indicó la afectada Félix a este medio.

A los 6 meses, se da cuenta de que las heridas se mantenían abiertas y que expulsaban sangre y pus.

“Yo tenía que poner pampers y gasas y de todo y ponerme paños para yo poder salir a la calle. Y lo llenaba un instante. Cogí una bacteria”, dijo.

El doctor Vargas le realiza otro procedimiento a los fines de abrirle la herida para drenar el líquido y de paso realizarle otra mini liposucción y transferencia de grasa para corregir la deformación de la primera cirugía, pero en lugar de mejorar, empeoró.

“Me dolían demasiado los glúteos. Yo no estaba bien. Cuando yo iba a las citas médicas, que era martes y jueves, nunca me veía él. Él siempre tenía una apodada doctora Marín, que era quien veía a los pacientes”, señaló.

Esto  constituye una violación del artículo séptimo de la Resolución 09-2019 de Salud Pública que establece que el medico actuante en un procedimiento estético debe asumir la responsabilidad durante todo el postquirúrgico hasta el alta, evitando delegar en otro personal. Este caso en particular se veía agravado porque la paciente tenía fiebres permanentes, dolores insoportables y la aparición de dos abscesos en ambos glúteos.

La afectada dijo que “mi pareja me dice vamos a llevarte donde él. Y él me esperó el único día que me vio, me dijo pero tú estás mal. Hay que internarte, porque yo no podía caminar, me cargaban, ya yo estaba blandita y donde yo estaba eso era un hedor a podrido que eso no tenía nombre”.

Ahí comienza todo un periplo de internamientos y operaciones. Cuenta que en medio de la desesperación por el insoportable dolor, decide acudir a otro médico, el Doctor Pablo Grullón quien accede a operarla para quitarle los supuestos quistes de grasa y programan el procedimiento para el 13 de diciembre de 2021, en la Clínica Monumental. En el mismo quirófano, el doctor se encuentra con el alarmante hallazgo de que tenía biopolímeros, son estas bolitas amarillas una sustancia sintética con macromoléculas de petróleo, silicón y aceites que ha sido descontinuada y prohibida en la medicina estética porque causan enfermedades renales, daños en la piel, úlceras e incluso la muerte como lo han denunciado afectadas en reportajes anteriores que realizados por este medio.

“Al otro día la asistente me dice el doctor se siente molesto contigo. Y yo digo Pero por qué, pero tú estás llena de biopolímeros”, dijo.

Así fue que se enteró de que el Doctor Vargas, le había colocado injertos irregulares de biopolímeros sin su consentimiento.

Esto lo confirma esta resonancia magnética que identifica “múltiples imágenes redondeadas de 2 a 9 milímetros compatibles con biopolímeros residuales en ambos glúteos”.  Incluso el Doctor Pablo Grullón duró unas 9 horas en la cirugía, pues la operó en la parte baja de los glúteos, debido a que no sabía que ella tenía la peligrosa sustancia.

“Tuvieron que abrirme los glúteos, ni siquiera de la manera apropiada. Porque si hubiésemos sabido que yo tengo biopolímeros, me abren en la parte de arriba de la cadera, glúteo y me abrieron pierna glúteo desde aquí abajo”, manifestó.

A pesar de la extracción del biopolímero, esta mujer de 30 años todavía sufre las lesiones internas y externas, no puede dormir de lado por el dolor ni sentarse de manera regular y ha tenido que incurrir en considerables gastos para preservar su vida, al punto de tener que vender su vehículo, hipotecar la casa de familiares y recurrir a instituciones públicas a solicitar ayuda. Esto sin contar con la profunda depresión en la que se encuentra.

“Mi mente decía mátate. Yo me quería morir. A mí nadie me dejó sola en ningún momento. Yo quería estar sola para yo no sé que yo iba a hacer, pero yo quería era estar sola para yo hacer lo que fuera y salir de eso”, expresó.

Ante todos estos daños a su salud física y emocional, los gastos que debe seguir realizando para extraerse el biopolímero y la imposibilidad de trabajar y mantener a su hijo de 10 años,  el 31 de agosto de este año inició el proceso legal contra el doctor exigiendo el pago de 50 millones de pesos.

El abogado de afectadas Dr. Vargas Jean Cristofer Pérez, dijo que  “una demanda en reparación de daños y perjuicios.  Ahora bien, a este tipo de casos también se le pudiera dar una configuración jurídica a través del artículo 317 del Código Penal, que establece que aquél que a través del uso de sustancias nocivas causa a otro enfermedades que pudieran imposibilitar lo de su acción laboral, pudiera contraer una condena hasta de dos años de prisión”.

Sostiene que existen todos los medios probatorios que determinan que la demandante, que ha tenido que someterse a más de 6 operaciones en los últimos cuatro años, fue objeto de una mala praxis médica.

La afectada Félix dijo “yo tenía las venas tan tapadas que me sacaron sangre de la vena aorta para abrirme la cadera y ponérmela en la cadera para yo poder bajar el dolor de cabeza, porque ya el nivel de anestesia que yo tenía en mi cuerpo era demasiado”.

Junto a ella hay otras 30 pacientes del doctor que alegan malas prácticas y que se han acercado a la afectada Pero, no es la primera vez que el Doctor Orlando Vargas Almonte está involucrado en malas prácticas médicas, pues además de la muerte en el 2019 del joven Manuel Núñez en su clínica, hay otra demanda de septiembre de 2015.

Se trata de Santa Romilia Núñez Santana quien se querelló contra el doctor y su clínica Caribbean Plastic Surgery por mala práctica, como lo evidencia esta sentencia de la Suprema Corte de Justicia del 28 de abril de 2021 en la que se señala que el doctor fue condenado al pago de 500 mil pesos  por reparación de daños y perjuicios.

Pero el doctor también ha sido cuestionado durante su paso por la administración pública, pues en enero de 2020, cuando era director del Hospital General Dr. Vinicio Calventi fue acusado por comunitarios de Los Alcarrizos y el personal médico de haber desfalcado el centro, por lo que fue destituido aunque no fue sometido a la justicia. Entre las irregularidades denunciadas estaban que el centro no estaba recibiendo el mantenimiento en términos de higiene,  el atraso en los pagos de una parte de los empleados lo que obligó al Servicio Nacional de Salud a disponer de 9 millones de pesos para pagar la Regalía Pascual y abonar 40 millones de pesos a la deuda dejada por el Doctor Vargas.

El equipo de Nuria Investigación Periodística  contactó al Dr. Vargas Almonte para una entrevista. El cual refirió a su abogado y este dijo a este medio que daría la entrevista la próxima semana.

Mientras tanto, este cirujano sigue realizando consultas en la Clínica Corazones Unidos.

También este medio recibió las denuncias contra el Doctor Jorge Rafael Gómez Carrasquero, de nacionalidad venezolana, quien realiza consultas en la Plaza Jardines de Gascue, como lo confirmó esta investigación al hacer pasar a una integrante de nuestro equipo como una cliente interesada en una liposucción, levantamiento de senos y transferencia de grasa.

 Al contactar a su asistente, esta respondió que “el costo de las consultas es de 2 mil pesos y que realizan estas consultas los sábados de 10 de la mañana a 12 del mediodía y algunos días de la semana a partir de la dos de la tarde”.

Al preguntarle a la asistente Dr. Gómez Carrasquero en cual clínica sería realizado el procedimiento, esta fue su respuesta:

“El doctor opera en la Clínica Monumental”, dijo.

Realiza operaciones estéticas pese a no tener exequatur, como lo confirmó esta investigación en el Colegio Médico Dominicano, ni haber homologado sus títulos como exigen las leyes dominicanas a los extranjeros.

 Pero esa no es la única irregularidad, pues aunque en su perfil de Linkedin establece que se graduó de cirugía plástica en el Hospital Domingo Luciani, del estado de Miranda en Venezuela, según informes que obtiene este medio, no llegó a concluir los estudios de esta especialidad en ese centro.

Lamentablemente, las malas prácticas y los fallecimientos de personas durante cirugías plásticas son otra muestra de cómo los procesos judiciales son tortuosos y dilatados.

Por ejemplo, la muerte de una mujer en La Vega llamada Sara de los Ángeles Martínez, a manos del ginecólogo Oscar Polanco en el año 2015.

A los familiares les tocó esperar más de 4 años en conseguir medidas de coerción consistentes en presentación periódica cada 15 días.

El ginecólogo fue procesado junto a otros cirujanos plásticos incluyendo Héctor Cabral, suspendido desde el 2015 por la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica, acusado de las muertes de 4 mujeres.

Incluso en New York, Cabral fue arrestado por ejercer medicina ilegalmente y sentenciado por mutilar los cuerpos de varias mujeres.

 En este fatídico grupo de cirujanos con un largo historial de acusaciones está Edgar Contreras, quien lleva más de dos décadas de demandas jurídicas por negligencia médica.

En 2018, luego de apenas 2 meses en prisión en el Centro de Rehabilitación Haras Nacionales, un juez le concedió la libertad condicional.

En la actualidad, mujeres siguen poniéndose en sus manos. También está Franklin de Jesús Acosta que tuvo que pagar 13 millones de pesos como indemnización a los familiares de Aidé Frías, que falleció de un paro respiratorio, luego que este le practicara una cirugía en el año 2013.

Ante todas estas graves situaciones presentadas en este reportaje, el equipo de Nuria Investigación se pregunta ¿qué está haciendo Salud Pública para proteger a las mujeres que deciden auxiliarse del bisturí y confían en que los médicos están habilitados y certificados por las autoridades?

“Hablo por mí. Pero hablo por todas esas mujeres que no tienen voz, que no tienen ni siquiera idea de qué hacer con su vida. Muchas mujeres que están pasando problemas psicológicos que han querido, igual que yo en algún momento, quitarse la vida”, expresó la afectada Pameilyz Vanessa Félix.

Noticas de Interés
ActualidadfacebookSaludtwitterÚltimas Noticias

El cambio climático podría provocar que las enfermedades neurológicas sean más graves y comunes

ActualidadfacebookSaludtwitterÚltimas Noticias

El 42 % de la generación Z en EE.UU. padece algún tipo de trastorno mental, revela un estudio

ActualidadfacebookNacionalesPortadatwitter

Investigación arroja compuestos cancerígenos en champús secos; ¿Qué hace Salud Pública ante el tema?

facebookNacionalesPortadatwitterÚltimas Noticias

Hermano de Mantequilla amenaza medio Nuria Investigación Periodística

Subscríbete al ABC del Día