Niño casi muere tras quedarse atrapada su lengua en una botella de plástico

Riley Wooff, un niño de seis años, estuvo a punto de morir luego de que su lengua quedara atrapada en la tapa de una botella de plástico, por lo que necesitó de una cirugía de emergencia.

De acuerdo con The Sun, su madre se percató de que su hijo estaba sufriendo de dolor mientras ella conducía y él estaba en la parte trasera del automóvil.

Clare Wooff frenó para ver lo que ocurría y en su afán de ayudarlo, intentó zafar la tapa de la botella, sin embargo, no lo logró y por el contrario la lengua de su hijo cada vez se hinchaba más y se tornaba de color negro.

La mujer inmediatamente lo llevó a The Royal Lancaster Infirmary, un hospital en la ciudad de Lancaster, Inglaterra, pero los médicos tampoco lograron quitar la tapa.

Ahí, los doctores le dijeron a Clare que necesitaban hacer una cirugía de urgencia, pero “existía el riesgo de que pudiera matarlo”, detalla el medio antes citado.

Un equipo de 10 médicos realizó la operación de Riley y finalmente pudieron retirar la tapa bajo sedación.

Después de permanecer en el establecimiento por una noche, fue dado de alta, aunque con un impedimento temporal del habla.

Ahora, Clare busca concientizar a otros padres para que tiren las botellas de agua similares sin una gasa de seguridad para proteger la lengua.

“Para otros padres, por favor, simplemente tírenlas. Incluso como adulto es fácil poner la lengua en esas botellas jugando”, advirtió.

“Creo que todas las botellas deberían tener una gasa o algo para evitar que esto vuelva a suceder”, añadió.

Te podria interesar  RD estrena la precampaña con nuevas leyes de Partidos y Electoral

Tras ser llevado a la institución de Lancaster, su madre admitió que no tenía idea de lo grave que era el accidente, hasta que los doctores le explicaron que necesitarían cirujanos especializados.

“Fuimos a A&E y una enfermera tampoco pudo aflojarlo. Riley estaba realmente molesto y gritando”, platicó.

La madre de 33 años comentó que no sabían si tendrían que ser enviados al Hospital Alder Hey debido a que no tenían el equipo para realizar la intervención. Además, de que estaba a hora y media de distancia y no querían arriesgarse a que el pequeño tuviera dificultades para respirar.

“Los médicos dijeron ‘esto es un peligro real. El riesgo es que pierda la respiración cuando cortemos la tapa. La hinchazón podría bajar por su garganta y necesitar una traqueotomía, que lo llevaría a cuidados intensivos’”, explicó Clare.

“También dijeron que tenía un gran riesgo de ataque cardiaco porque cuando se libera la lengua, toda la sangre circula rápidamente y una de las venas principales está allí”, agregó.

marbete impuestos internos dgii
pasorapido
2019-05-03_14-30-03

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias