12 frases para poner en el asunto del mail y conseguir trabajo

Preparar el currículum a conciencia y pedir el asesoramiento adecuado son dos pilares de cara a conseguir nuestro trabajo soñado. Las cartas de presentación, las herramientas que se ofrezcan y la capacidad de “venta” personal será de gran ayuda a la hora de conseguir un nuevo empleo. Pero para lograr la entrevista -previo al envío del mail- es clave escoger el asunto indicado para que ese correo llegue a buen puerto.

La primera recomendación es no dejar jamás el asunto en blanco. Tiene altas posibilidades de acabar en la carpeta de “spam” o en la papelera de reciclaje. Deshaciendo el mito en el que la mayoría incurre, el primer punto de contacto entre una empresa y un posible trabajador no empieza en el currículum, sino en el asunto del primer mensaje.

Ante la ingente cantidad de mails que recibe un responsable de recursos humanos es fundamental incluir palabras clave ante una eventual búsqueda con filtros realizada desde dentro de su propia cuenta de correo electrónico.

La primera clave es no dejar jamás el asunto en blanco (Shutterstock)

La primera clave es no dejar jamás el asunto en blanco (Shutterstock)

De esta forma es factible moverse en un terreno más seguro. Se puede apostar fuerte desde el inicio, sorprendiendo de verdad a la persona que la reciba. Pero claro, también es probable que al arriesgar, el efecto no sea el deseado y todo quede en la nada. Pero, ¿por qué no intentarlo?

La página web JobMob, especializada en consejos para la búsqueda de empleo, agrupó una serie de frases exitosas, de acuerdo a una encuesta realizada ante diferentes reclutadores.

12 frases para colocar en el asunto del mail

– «Que quede entre nosotros: trabajo para tu competidor más directo».

– «Interesado en ofrecer un valor añadido a tu empresa».

– «He estado investigando… y me he dado cuenta de que necesitás a una persona como yo».

– «Hola, ¿me estabas buscando?»

– «Necesito solo tres minutos de tu tiempo».

– «12 cosas que no sabías de mí».

– «¿Cómo puedo contribuir a mejorar tu empresa?».

– «Ofrecen el tipo de trabajo que ando buscando».

– «Soy tu próximo empleado».

– “Soy diferente al resto”.

– «Lo que mi currículum no cuenta de mí».

– “Si me contratás, tu empresa dará un giro porque…”.

El uso de los emojis en el mail del trabajo

La utilización de emojis son una práctica común gracias a las redes sociales de mensajerías. Su popularidad es tan grande que hasta tienen su propia película y se utilizan en casi de manera desmedida, incluso en situaciones laborales.

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev, Israel, decidieron estudiar el efecto de usar emojis en los correos electrónicos relacionados al trabajo.

Los científicos realizaron una serie de experimentos de los que participaron 549 participantes de 29 países. En el primero se les pidió que leyeran un e-mail relacionado con el trabajo de una persona desconocida, y evaluaron su competencia y calidez.

El contenido de todos los correos era el mismo, pero algunos incluían smileys (la carita sonriente) y otros, no. Los resultados mostraron que los smileys no tuvieron ningún efecto sobre la percepción de la calidez, pero en cambio sí un efecto negativo en la percepción de la competencia.

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev, Israel, decidieron estudiar el efecto de usar emojis en los correos electrónicos relacionados al trabajo (infobae)

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev, Israel, decidieron estudiar el efecto de usar emojis en los correos electrónicos relacionados al trabajo (infobae)

«Nuestros hallazgos proporcionan evidencia por primera vez que, contrariamente a las sonrisas reales, los smileys no aumentan las percepciones de calor y en realidad disminuyen las percepciones de competencia. En los correos electrónicos formales, un smiley no es una sonrisa», explicó la doctora Ella Glikson, una de los autores.

«El estudio también encontró que cuando se les pidió que respondieran a los correos electrónicos sobre asuntos formales, sus respuestas eran más detalladas e incluían más información relacionada con el contenido cuando el correo electrónico no incluía un sonriente», agregó Glikson.

“La gente tiende a asumir que una cara sonriente es una sonrisa virtual, pero los resultados de este estudio muestran que en el caso del lugar de trabajo, al menos en lo que respecta a los ‘encuentros’ iniciales, esto es incorrecto. En las interacciones iniciales, es mejor evitar el uso de emoticones, independientemente de la edad o el género”, finalizó Glikson.

marbete impuestos internos dgii
pasorapido
2019-05-03_14-30-03

Fuente: Infobae


Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias