Por qué los economistas se preocupan por 2021 y cómo los viajes de Acción de Gracias pueden agravar la crisis - N Digital

COVID-19

ActualidadfacebookInternacionales

Por qué los economistas se preocupan por 2021 y cómo los viajes de Acción de Gracias pueden agravar la crisis

eeuu-economia-2021

Es posible que casi todos en Estados Unidos se estén preparando ya para las vacaciones, pero los economistas centran su atención en enero mientras tratan de analizar una serie de nuevos datos para tener claridad sobre lo que vendrá después de 2020.

El panorama es turbio, en el mejor de los casos, y existe una creciente inquietud ante la posibilidad de que un aumento del COVID-19, provocado por el fin de semana del día de Acción de Gracias, pudiera debilitar aún más una recuperación económica ya en desaceleración.

“Lo que estamos buscando en este momento son signos de grietas en lo que ha sido un crecimiento económico razonablemente bueno”, dijo Gary Schlossberg, estratega global del Wells Fargo Investment Institute.

Los datos económicos intrigan incluso a los expertos: algunas cifras indican una recuperación continua, aunque más modesta, pero otras parpadean en rojo. Una de las señales de advertencia son las solicitudes semanales de desempleo, que aumentaron a 778,000 la semana pasada, más de lo esperado, el segundo aumento semanal consecutivo.

Los economistas dijeron que la rotación de trabajadores que han agotado sus beneficios de desempleo estatales (y abandonan esos subsidios para incorporarse a los programas de emergencia pandémica) indica que una mayor parte de las pérdidas de empleos de primavera y verano se están volviendo permanentes porque el aumento de casos de coronavirus en todo el país impulsa el cierre de los negocios y las escuelas en más lugares.

Los cierres podrían ser devastadores para los trabajadores, cuya red de seguridad desaparecerá en pocas semanas. El programa de Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica finaliza el día después de Navidad, y el programa de Asistencia de Desempleo por Pandemia, que brindaba beneficios de desempleo a los trabajadores independientes y otras personas que no están cubiertas por los programas estatales, vence el 31 de diciembre.

“Muchos de estos datos están comenzando a desacelerarse, lo cual es preocupante”, dijo David Wagner, gerente de cartera de Aptus Capital Advisors. “Hay una gran cantidad de datos que se revelaron recientemente y que muestran más signos de desaceleración del crecimiento en el cuarto trimestre y, en este momento, pareciera que eso podría reflejarse en el primer trimestre del 2021”, aseveró.

El producto interno bruto del tercer trimestre creció un 33%, igualando la estimación publicada el mes pasado. El Departamento de Comercio dijo que hubo algunas proyecciones al alza en las inversiones y exportaciones, pero que las ganancias fueron compensadas por la baja del gasto de los gobiernos estatales y locales, la inversión en los inventarios privados y el consumo personal.

En el tercer trimestre, la producción económica se benefició de un repunte en los bienes duraderos y la manufactura mostró ganancias. El enorme salto en el PIB del tercer trimestre se produjo después de un trimestre en el que la actividad económica se desplomó un 31.4%.

Por ahora, el gasto de los hogares se mantiene y crece un 0.5% en octubre, pero el Departamento de Comercio dijo que los ingresos personales, los ingresos disponibles y los ahorros cayeron.

Los ingresos y los gastos se mueven en direcciones opuestas, lo que indica que muchos estadounidenses están utilizando el dinero que ahorraron al comienzo de la pandemia. También muestra hasta qué punto el gobierno ha apoyado la recuperación porque gran parte de la reducción de los ingresos se asoció con una caída en los programas de asistencia pandémica.

“Los pagos de la Ley CARES proporcionan un impulso sustancial en el segundo trimestre, y se están reduciendo. El riesgo es que veremos una mayor reducción en el futuro”, dijo Mike Englund, economista de Action Economics.

La caída de los ingresos podría ser un indicio temprano. “Puede sugerir una mayor desaceleración en el futuro”, agregó, “la pregunta es qué pasará en el primer trimestre”.

Mayfield dijo que un posible lado positivo es que el empeoramiento de las condiciones económicas podría motivar al Congreso para que se apruebe, de manera más rápida, un paquete de estímulos económicos.

“Semana a semana, puede ser un poco ruidoso, pero si comenzamos a ver una tendencia a medida que la pandemia vuelve a incrementarse, si las solicitudes de desempleo comienzan a repuntar», dijo, «eso podría atraer algunos de los miembros más escépticos del Congreso”.

Además, la confianza de los consumidores ha empeorado.

The Conference Board dijo el martes que los niveles de confianza cayeron en noviembre, impulsados principalmente por la creciente negatividad en las expectativas futuras. Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, incluso dijo en una nota de investigación que el gasto de noviembre podría contraerse por primera vez desde abril.

“Esperamos que el aumento del gasto en bienes sea suficiente para compensar el debilitamiento de los servicios discrecionales, en particular el ocio y la hospitalidad”, dijo. Pero también advirtió que “el gasto de los consumidores está perdiendo impulso ante la tercera ola del COVID”.

Fuente: NBC News

Noticas de Interés
ActualidadfacebookInternacionales

Los puntos clave del plan migratorio que Biden enviará mañana al Congreso

ActualidadfacebookInternacionales

Pandemia y seguridad: ¿Cómo será la investidura de Joe Biden?

ActualidadfacebookInternacionales

EE.UU. se enfoca en la seguridad previo a investidura de Biden

ActualidadfacebookNacionales

La Casa Blanca acepta a Sonia Guzmán como embajadora de RD

Subscríbete aquí