Los detalles de la primera vacuna argentina contra el cáncer de piel más agresivo y cuándo estará disponible en el país - N Digital
ActualidadCuriosidadesfacebookSaludÚltimas Noticias

Los detalles de la primera vacuna argentina contra el cáncer de piel más agresivo y cuándo estará disponible en el país

Hace 30 años que el científico argentino José Mordoh, investigador superior del Conicet y jefe del Laboratorio de Cancerología de la Fundación Instituto Leloir, enfocó muy precisamente su objeto de estudio: curar un tipo de cáncer (melanoma cutáneo) con un tratamiento que utiliza al sistema inmunitario para atacar las células enfermas (inmunoterapia).

Esa determinacion y tenacidad lo llevó hoy a que su trabajo y el de todo su equipo esté pasando por un momento de euforia, pero sobre todo de consagración. Mordoh atravesó su momento ¡Eureka!

Según pudo saber Infobae, esta innovación contra el cáncer de piel más agresivo es la primera terapia inmunológica basada en células de la región y estará disponible en la Argentina en formato de suero vacunal, entre marzo y abril 2024. Será producido en escala —para el país y la región— por el Laboratorio Cassará bajo el nombre Vaccimel.

Así es como el doctor Mordoh, pionero local en la técnica de la inmunoterapia aplicada contra el cáncer alcanzó un hito significativo para la ciencia argentina, incluso con gran potencial para trascender las fronteras, al desarrollar esta innovadora vacuna terapéutica contra el melanoma cutáneo

El laboratorio Cassará adquirió la licencia y desarrollará el fármaco que estará listo en el primer trimestre de 2024, para ser prescripto a los pacientes en determinados estadios de la enfermedad.  Cassará producirá el suero en escala local-regional (Imagen Ilustrativa Infobae)
El laboratorio Cassará adquirió la licencia y desarrollará el fármaco que estará listo en el primer trimestre de 2024, para ser prescripto a los pacientes en determinados estadios de la enfermedad. Cassará producirá el suero en escala local-regional (Imagen Ilustrativa Infobae)

“La inmunoterapia en el cáncer más que innovadora parecía de ciencia ficción pocos años atrás”, dijo a Infobae Jorge Cassará, director de la farmacéutica y de la Fundación Pablo Cassará. Esta vacuna representa un éxito de la ciencia y la industria argentina, subrayó. Y remarcó que “la importancia de este proyecto, no solo radica en que los pacientes con melanoma contarán con una alternativa para prevenir que la enfermedad progrese a estadios más avanzados; sino también, es un muestra más de que este tipo de tecnologías pueden desarrollarse en la región”.

“El laboratorio argentino patrocinó los estudios clínicos de Fase II y III, hasta llegar a registrar en 2021 la vacuna ante la reguladora ANMAT”, señaló Cassará. Vaccimel —tal el nombre que llevará la vacuna—, no solo es la primera vacuna contra melanoma cutáneo, sino también la primera terapia inmunológica basada en células de la región”, ya que “las terapias celulares aún no están disponibles en América Latina”, aseguró, “ni siquiera las CART-T de las empresas multinacionales”.

Luego de más de tres décadas de trabajo, este avance científico muy pronto —primer trimestre de 2024— podrá ser prescripto por los médicos para aquellos pacientes que, encontrándose en los primeros estadios de la enfermedad y según las condiciones clínicas que presenten, resulten elegibles.

Esta inmunoterapia contra el melanoma cutáneo se fundamenta en  investigaciones llevadas a cabo por los Premio Nobel de Medicina argentino y canadiense César Milstein y Ralph Steinman, respectivamente.
Esta inmunoterapia contra el melanoma cutáneo se fundamenta en investigaciones llevadas a cabo por los Premio Nobel de Medicina argentino y canadiense César Milstein y Ralph Steinman, respectivamente.

La pista de Milstein

Esta vacuna terapéutica se fundamenta en notables investigaciones llevadas a cabo por los Premio Nobel de Medicina argentino y canadiense César Milstein y Ralph Steinman, respectivamente, dos de las mentes más brillantes de la historia en el área de la inmunoterapia a nivel global. A partir de finales de la década de 1980, el doctor Mordoh ha trabajado sobre lo que se conoce como medicina traduccional, que consiste en trasladar a la práctica clínica los resultados obtenidos en el laboratorio de investigaciones, enfocándose en la bioterapia como una modalidad terapéutica novedosa para pacientes con cáncer.

Mordoh en su calidad de médico graduado con honores en la Universidad de Buenos Aires, ha forjado una destacada carrera científica desde la década de 1960 y demostró ampliamente su liderazgo en la investigación médica. Actualmente es director del Centro de Investigaciones Oncológicas de la Fundación Cáncer, en el Instituto Alexander Fleming; y es considerado un precursor en la aplicación de anticuerpos monoclonales para estos pacientes. Para esto obtuvo la aprobación del Ministerio de Salud de Argentinaen 1991, lo que también marcó entonces un hito en la historia médica del país. En estas instituciones y con el apoyo de la Fundación Sales, se llevó adelante la investigación.

“Hace unos 30 años empezamos a investigar el melanoma. Estudiamos cómo se comportaba ese tipo de cáncer que es el más agresivo entre los tumores de piel. En cada paciente puede tener un crecimiento diferente”, dijo a Infobae el doctor Mordoh.

El melanoma se forma en las células (melanocitos) que producen melanina, el pigmento que le da color al órgano más grande del cuerpo humano. Este cáncer también puede manifestarse en los ojos y, rara vez, dentro del cuerpo, como en la nariz o la garganta. Los tratamientos actuales son las cirugías, la inmunoterapia, la terapia dirigida, la radioterapia, y la quimioterapia, según los estadios de la enfermedad, entre otros criterios.

Hay equipo: María Marcela Barrio (izq.), Mariana Aris, Ana Mordoh, José Mordoh, Alicia Inés Bravo e Ibel Carri, el equipo que desarrolló la innovadora vacuna. Todos ellos disfrutaron de arribar a su momento Eureka!
Hay equipo: María Marcela Barrio (izq.), Mariana Aris, Ana Mordoh, José Mordoh, Alicia Inés Bravo e Ibel Carri, el equipo que desarrolló la innovadora vacuna. Todos ellos disfrutaron de arribar a su momento Eureka!

Por qué el melanoma y no otro cáncer

Hace 30 años el panorama del cáncer era otro: los tratamientos se basaban únicamente en la quimioterapia y la radioterapia. En el caso del melanoma cutáneo con escaso éxito, ya que en ese momento, “era una enfermedad devastadora e incontrolable”, describió el propio Mordoh.

“Me resultaba difícil de creer que el sistema inmunológico no pudiera reconocer algo tan diferente que se estaba gestando en el cuerpo, como un tumor”, manifestó, en diálogo con Radio Rivadavia. Siguiendo “una intuición”, aseguró, eligió orientar sus investigaciones hacia ese tipo de tumores de piel. “Decidí que íbamos a estudiarlo más en profundidad, investigar la composición y la biología del melanoma”.

El inicio del trabajo en el laboratorio

El científico reveló cuál fue la trama de las primeras pruebas. Junto con su equipo comenzó “a ver cuál era la mejor forma de atacar [los tumores] y lo abordamos con muchos antígenos, que es una sustancia que despierta —por decirlo metafóricamente— la reacción del sistema inmunológico. No queríamos probar con un solo antígeno, ya que una célula tumoral tiene una capacidad camaleónica y se va adaptando a las circunstancias creando diversos mecanismos de resistencia”.

Así fue como “decidimos que nuestra vacuna sería poli-antigénica para que, si el tumor desarrollaba resistencia contra un antígeno, no lo pudiera hacer contra todos los antígenos”, explicó.

Fue en ese momento que “empezamos a elegir el tipo de antígenos que íbamos a usar. Sabíamos que teníamos que ayudar al sistema inmunológico con lo que se llama adyuvantes porque el objetivo era que el sistema inmunológico atacara al tumor”.

La vacuna Vaccimel desarrollada por Mordoh y su equipo científico activa una fuerte respuesta inmune contra el melanoma cutáneo (Conicet)
La vacuna Vaccimel desarrollada por Mordoh y su equipo científico activa una fuerte respuesta inmune contra el melanoma cutáneo (Conicet)

Cómo funciona la vacuna

“La base de la mayoría de las vacunas es suministrar antígenos al organismo humano para que el sistema inmune pueda detectar a un agente y generar una respuesta. En el caso del tumor, se trata de células que se volvieron malignas”, explicó el científico. “Las células tumorales producen una proteína que le dice al sistema inmunológico: ‘Tranquilo, somos de la casa. No te molestes en venir a neutralizarnos’”, graficó.

“Entonces, desarrollamos una vacuna que aporta antígenos al paciente para que su sistema inmune pueda detectar que tiene células tumorales. Es una inmunización terapéutica. No es preventiva” como la mayoría de las vacunas, agregó Mordoh, en diálogo con Infobae.

En 2022, el equipo presentó un trabajo en el que se evidenció que la vacuna tenía menos efectos adversos que el medicamento interferón y que podía aumentar el tiempo de supervivencia sin metástasis en pacientes con melanoma en fases con alto riesgo de reaparición. El estudio de fase II se publicó en la revista Frontiers in Immunology.

La aplicación de la vacuna desarrollada por Mordoh consiste en un total de 13 dosis que se aplicarán repartidas a lo largo de 2 años”.  (Archivo)
La aplicación de la vacuna desarrollada por Mordoh consiste en un total de 13 dosis que se aplicarán repartidas a lo largo de 2 años”. (Archivo)

Respecto de la administración del tratamiento, Mordoh, explicó que consiste en un total de 13 dosis que se aplican “repartidas a lo largo de dos años”. “Al principio se administran dosis más seguidas para ‘despertar’ el sistema inmunológico, para que comience a reaccionar”.

Para que el sistema inmunitario del paciente genere una “reacción significativa contra los antígenos” tienen que aplicarse al menos cuatro o cinco dosis. “Hemos observado, utilizando análisis de la cantidad de linfocitos T [NdeR: células del sistema inmunitario] dirigidos contra estos antígenos en la sangre de los pacientes, que recién a partir de los seis meses se puede apreciar una respuesta importante que se mantiene durante dos años y, en algunos casos, más de dos años. Así que se necesita una estimulación prolongada”, explicó.

Mordoh destacó una ventaja más de la utilización de muchos antígenos para la terapia: “Es que se forma una enorme cantidad de clones, con una familia de linfocitos que reconocen todos el mismo antígeno. Cuanto más clones hay, más antígenos son reconocidos. Entonces, todos esos linfocitos que patrullan y reconocen esos clones distribuidos y pueden atacar las micrometástasis en su lugar de origen y no dejar que crezcan, que es donde aparecen los problemas serios”, explicó.

Por el momento, agregó, la terapia requiere de dos años de tratamiento con la vacuna. “El primer año se administran cuatro vacunas, una cada tres semanas. Después, esto se espacia a una vez cada dos meses, es decir que no es demasiado frecuente”. Luego, “en el segundo año es una vez cada tres meses, cuatro dosis en total. Es decir, el paciente no está todo el tiempo en un proceso de vacunación”.

Por eso, aseguró, se trata de una terapia sencilla, que “no es muy exigente para la vida del paciente”, ya que “es ambulatorio, una cosa rápida, el paciente va, se aplica la vacuna y se va”.

Hasta hoy explicó Mordoh se han realizado más de 1.000 aplicaciones en más de 70 pacientes” de Vaccimel, con un éxito tal que ningún paciente tuvo que abandonar el tratamiento por un efecto adverso.
Hasta hoy explicó Mordoh se han realizado más de 1.000 aplicaciones en más de 70 pacientes” de Vaccimel, con un éxito tal que ningún paciente tuvo que abandonar el tratamiento por un efecto adverso.

Efectos adversos y eficacia de la vacuna

El tratamiento, además de haber mostrado eficacia para personas en determinado estadio de la enfermedad, “no tiene efectos adversos como la quimioterapia”, dijo el jefe del equipo que desarrolló el innovador tratamiento.

Hasta la actualidad, explicó, se han realizado “más de 1.000 aplicaciones en más de 70 pacientes” con un éxito tal que “jamás un paciente tuvo que abandonar el tratamiento por un efecto adverso”.

“Tenemos un porcentaje de curaciones cercano al 70%. El 30% restante tiene que ver con el momento de la indicación de la vacuna porque hay un momento muy especial para indicar esta vacuna. No es que se pueda dar en cualquier momento de la evolución del melanoma”, agregó.

Para quiénes está destinada

Como todo equipo científico, la intención siempre ha sido que la mayor cantidad de personas se beneficien de los hallazgos. Pero Mordoh, admitió que, en este caso pensó “desde el principio” que debían “trabajar sobre etapas tempranas del tumor, no esperar a que fuera muy grande, porque ahí ya entran en juego otros mecanismos, ya que el tumor va creando barreras, tanto físicas como químicas, contra las células. Es como una fortaleza que se va construyendo. Si uno le da mucho tiempo, después tiene que traer un ejército para entrar en esa fortaleza”, graficó Mordoh, “en cambio, cuando está en construcción, es más fácil realizar ese ataque inmunológico”.

Por ese motivo, el tratamiento, que consiste en 13 dosis a lo largo de dos años, solo se aplica a algunos casos de melanoma. Se probó en pacientes que habían pasado por una operación y se encontraban en las fases IIB, IIC o III de la enfermedad. Al iniciar el tratamiento todos, salvo una paciente, presentaban signos de la enfermedad.

Hace 30 años era otro el panorama del cáncer, los tratamientos se basaban únicamente en la quimioterapia y la radioterapia. Hoy es el tiempo de las inmunoterapias
Hace 30 años era otro el panorama del cáncer, los tratamientos se basaban únicamente en la quimioterapia y la radioterapia. Hoy es el tiempo de las inmunoterapias

“Nosotros ahora empezamos con los ensayos en pacientes de fase de estadio IIIB y IIIC, que son estadios precoces”, dijo, y contó con precisión para quiénes está destinado el tratamiento: “Después de la operación, los pacientes quedan sin enfermedad visible. Pero ahí permanecen lo que yo llamo los enemigos silenciosos. O sea, le sacaron al paciente el lunar sospechoso, pero siempre quedan niveles de evolución del cáncer, del melanoma, siempre quedan micro metástasis que son las que controla la vacuna”.

“Ese es el estadio ideal, donde el sistema inmunológico puede actuar. Son células que están ahí latentes, no sabemos dónde porque no hay métodos de imágenes tan sensibles como para verlas, pero los linfocitos que patrullan todo el cuerpo incesantemente están condicionados para reconocer cada uno un antígeno diferente”, explicó el científico líder del hallazgo.

Patente y aprobación

La patente sobre la vacuna es compartida con una institución pública, el CONICET, y una privada, la Fundación Sales, y fue licenciada al Laboratorio Cassará. La Fundación Cáncer también apoyó las investigaciones.

Ambas instituciones titulares, “realizaron un convenio de licencia tecnológica con el Laboratorio Cassará. Después de que la ANMAT aprobó la vacuna en 2021, se realizó la transferencia de conocimientos para la preparación y el cultivo de células, abarcando toda la parte metodológica, que es diferente en una empresa farmacéutica que en un laboratorio de investigaciones”, manifestó.

Dijo Mordoh a Infobae: "Estamos buscando incorporar y diseñar vacunas para otros tipos de tumores más frecuentes. Por ejemplo, el cáncer de mama triple negativo o páncreas".  (Michal Jarmoluk/Pixabay)

Cómo fueron los ensayos clínicos

Los experimentos se iniciaron en el laboratorio de cancerología de la Fundación Leloir, “que desempeñó un papel fundamental en esto”, afirmó el jefe del equipo científico que desarrolló la terapia. Luego llegó el momento de los “ensayos para pruebas de concepto utilizando ratones a los que se les inoculaban tumores murinos, para verificar si este tipo de vacunas realmente los protegía o no”.

“Fue solo cuando todo esto funcionó, cuando hubo una masa de evidencia que respaldaba su seguridad y eficacia, que avanzamos a los primeros ensayos de Fase I en seres humanos” que se llevaron a cabo en el Centro de Investigaciones Oncológicas, que el propio Mordoh dirige, dependiente de la Fundación Cáncer, ubicado en el Instituto Alexander Fleming, de la ciudad de Buenos Aires.

Esta institución “desempeñó un papel importante”, destacó, porque allí “comenzó toda la parte clínica, aunque las investigaciones continuaron en la Fundación Leloir”. En el Centro de Investigaciones Oncológicas “se reclutaron pacientes voluntarios para ingresar en estos ensayos clínicos que comenzaron alrededor del año 2000″.

Estos 30 años de investigación de Mordoh y su equipo serán la base donde se asienten soluciones terapéuticas para otras patologías, ya que “la estrategia será aplicable a otros tumores”, afirmó el científico
Estos 30 años de investigación de Mordoh y su equipo serán la base donde se asienten soluciones terapéuticas para otras patologías, ya que “la estrategia será aplicable a otros tumores”, afirmó el científico

El experto comparó este extenso trabajo con “una escalera larga que nos permitió comprender cómo funciona todo”. Se trataba, dijo, de “ir ajustando desde las dosis y las situaciones clínicas hasta una mejor selección de los pacientes. Esto es un trabajo continuo de comprensión y ajuste”.

Jorge Cassará, por su parte, recordó a Infobae qué ocurrió cuando se inició el contacto con el equipo científico. Fue un “encuentro entre nuestros investigadores y los del CONICET donde nos presentaron la tecnología a escala laboratorio y los resultados preliminares de eficacia y seguridad que eran muy promisorios”.

“El desafío era enorme, porque había que industrializar y, al mismo tiempo, estandarizar el proceso a calidad farmacéutica. Era un proceso de terapia celular que en ese entonces más que innovador parecía ciencia ficción. Con mucho esfuerzo y trabajo, logramos poner a punto el proceso en un área de terapia de avanzadas que construimos específicamente para este tipo de terapias”, relató el líder del laboratorio homónimo.

El doctor Mordoh precisó sobre el futuro del cáncer,  “hay una creciente cantidad de investigaciones centradas en vacunas, así que nosotros ya no somos una rareza. Y esto es reconfortante”.
El doctor Mordoh precisó sobre el futuro del cáncer, “hay una creciente cantidad de investigaciones centradas en vacunas, así que nosotros ya no somos una rareza. Y esto es reconfortante”.

El futuro ya llegó

Estos 30 años de investigación de Mordoh y su equipo serán la base donde se asienten soluciones terapéuticas para otras patologías, ya que “la estrategia será aplicable” a diferentes cánceres, afirmó el científico.

“En este momento, estamos buscando incorporar y diseñar vacunas para otros tipos de tumores”, dijo, ya que esta solamente fue desarrollada con antígenos de melanoma. La idea es adaptar “la estrategia para otros tumores más frecuentes. Por ejemplo, el cáncer de mama triple negativo es uno de los candidatos, también estamos investigando el de páncreas, que en este momento es una enfermedad preocupante, que está creciendo en volumen y afectando a personas jóvenes, mientras carece de tratamiento”.

“Estamos iniciando nuestras investigaciones, incorporando nuevos miembros al equipo que se enfocarán en otros tumores. Hay una creciente cantidad de investigaciones centradas en vacunas, así que nosotros ya no somos una rareza. Y esto es reconfortante”, cerró.

Noticas de Interés
ActualidadCulturaCuriosidadesfacebookSaludtwitterÚltimas Noticias

Cada vez más jóvenes padecen cáncer: aquí las claves para reducir el riesgo

facebookInternacionalesÚltimas Noticias

El rey Carlos conversa con la multitud en acto público más importante desde que le diagnosticaron cáncer

ActualidadfacebookInternacionalesRedes

Príncipes de Gales agradecen solidaridad internacional tras revelación de padecimiento de Kate

Actualidad

Carlos III dice estar "orgulloso" por la valentía de Catalina tras diagnóstico de cáncer

Subscríbete al ABC del Día