En 2020, EU exportará más energía de la que importa

NUEVA YORK (CNN) – Estados Unidos, largamente dependiente del petróleo extranjero, está a punto de convertirse en un exportador neto de energía a partir del próximo año.

Gracias al auge del petróleo de esquisto y del gas natural, Estados Unidos, por primera vez desde 1953, exportará más energía de la que importa en 2020, según un pronóstico publicado el jueves por la división de estadísticas del Departamento de Energía. Eso es dos años antes de lo que se pronosticaba anteriormente.

Y no será un logro de una sola vez. Es probable que Estados Unidos sea un exportador neto de energía hasta por lo menos 2050, indicó la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

 

“Es algo importante. No somos tan dependientes del petróleo extranjero como lo éramos antes”, dijo Michael Tran, director gerente de estrategia energética global de RBC Capital Markets.

Las semillas para lograr este hito fueron plantadas por la revolución del esquisto que comenzó en la década pasada. La nueva tecnología desbloqueó grandes cantidades de gas natural y petróleo crudo en Estados Unidos. La producción de ambos se disparó, lo que transformó el panorama energético global.

El fin de los 40 años de prohibición a las exportaciones de petróleo, que se dio a finales de 2015, realmente fue un agente de cambio. Los envíos estadounidenses de crudo han explotado desde entonces.

Según el escenario que la EIA considera más probable, Estados Unidos debería convertirse en un exportador neto de líquidos derivados del petróleo —petróleo y productos como la gasolina— después de 2020. Es un hito que se logró brevemente a finales del año pasado.

Durante una semana en noviembre, las exportaciones estadounidenses de petróleo crudo y productos derivados del petróleo superaron a las importaciones, informó la EIA. Fue la primera vez que sucedió de manera semanal desde que la EIA comenzó a hacer un seguimiento en 1991.

“Las exportaciones de crudo estadounidense están alterando salvajemente el comercio mundial de petróleo. Y el esquisto estadounidense continúa creciendo a un ritmo desenfrenado”, dijo Tran.

Impulsado por importantes hervideros de esquisto como la Cuenca Pérmica de Texas, Estados Unidos superó a Rusia y Arabia Saudita en términos de producción mensual de petróleo el año pasado.

La producción estadounidense se disparó desde unos 5 millones de barriles por día en 2008 a un récord de 10.9 millones de barriles el año pasado, indicó la EIA.

La Agencia Internacional de Energía dijo que el salto de 2 millones de barriles por día en la producción estadounidense el año pasado fue el mayor salto registrado por cualquier país.

Es probable que el crecimiento continúe, aunque a un ritmo más moderado. De acuerdo con el escenario más probable de la EIA, se espera que la producción de petróleo de Estados Unidos siga estableciendo récords anuales hasta 2027, y que siga siendo superior a 14 millones de barriles por día hasta 2040.

Estas proyecciones de energía a largo plazo están sujetas a cierta incertidumbre. Los analistas están haciendo suposiciones acerca de tecnología, políticas y precios, algunas de las cuales podrían no llegar a materializarse.

Impacto climático

Sin embargo, el auge energético de Estados Unidos tiene profundas implicaciones para la economía, la seguridad nacional y, por supuesto, para el medio ambiente.

La semana pasada, un informe de Oil Change International advirtió que el nuevo desarrollo de petróleo y gas en Estados Unidos podría desencadenar la misma cantidad de contaminación por carbono que casi 1,000 plantas de energía impulsadas por carbón.

El grupo la llamó una “catástrofe climática” que acontece precisamente en el peor momento.

La EIA ofreció señales más esperanzadoras en el frente del carbono en el sector eléctrico. Se espera que la generación de electricidad a partir de carbón se reduzca al 17% para 2050, una fuerte caída desde el 48% en 2008. Se espera que la energía renovable represente el 31% del mercado eléctrico para 2050, un aumento respecto al 18% actual.

¿Independencia energética?

A pesar de que Estados Unidos está reduciendo su dependencia del petróleo extranjero, no podrá declarar con credibilidad su independencia energética en 2020.

“No estará completamente aislado del riesgo geopolítico o de las decisiones que tome la OPEP”, dijo Tran, de RBC.

Eso se debe en parte a la composición de los complejos de refinerías estadounidenses, que requieren de una dosis saludable de crudos medianos y pesados que se encuentran en el extranjero. Las refinerías no pueden operar únicamente con el crudo muy ligero que se encuentra en los campos petroleros de esquisto domésticos.

Aunque convertirse en un exportador neto de energía es un “tremendo acontecimiento”, Estados Unidos no sería “completamente autosuficiente”, dijo Joe McMonigle, un exfuncionario del Departamento de Energía durante el gobierno del expresidente George W. Bush, y que ahora es analista senior de política energética en Hedgeye Potomac Research.

 

“Hasta que el sector de refinación estadounidense sea capaz de procesar crudos más ligeros, nunca tendremos una independencia energética”, dijo McMonigle.

Ivana Kottasova de CNN Business contribuyó a este reporte.

Comparte tu opinión

N Digital•Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias