Las últimas encuestas anticipan que no será fácil formar Gobierno en Israel

Por primera vez en su historia, Israel celebra dos elecciones generales con meses de diferencia, en una estrategia de Benjamín Netanyahu, que forzó la disolución de la Cámara tras no lograr los apoyos necesarios en abril para encabezar un Ejecutivo.

En el último día en que los medios israelíes pueden publicar encuestas, tres sondeos diferentes indican que tanto el bloque de derecha como el de izquierda no contarían con los escaños suficientes para formar una coalición, por lo que el próximo Ejecutivo dependería de negociaciones entre partidos.

Los resultados de los últimos sondeos del diario Maariv indican un triunfo del Likud de Netanyahu con 33 asientos de un total de 120 que componen la Knéset (parlamento israelí).

En segundo lugar se ubicaría Azul y Blanco, de Beni Gantz, con 32, seguido por la Lista Unida, formada por los partidos árabes, que obtendría 12.

Más abajo estarían el ultraderechista Yamina, con nueve, e Israel Nuestro Hogar, partido de Avigdor Lieberman, también con nueve, cifra que, por su rol en el panorama político del país, lo convertiría en un actor determinante para la formación del próximo Ejecutivo.

Los resultados obtenidos por Maariv muestran luego a los ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá, con ocho y siete asientos respectivamente y por último a la Unión Democrática con seis y la alianza Laborismo-Guesher con cuatro.

Cabe destacar que según esta encuesta el extremista Poder Judío no lograría acceder al parlamento.

Con estas cifras, el bloque derecha-ultraortodoxos que pretende Netanyahu obtendría 57 escaños y el de centro izquierda que busca formar Gantz, 42, ambos lejos de los 61 necesarios para el armado de una coalición y dependiendo, en parte, de la voluntad de Avigdor Lieberman.

La encuesta realizada por la emisora estatal israelí Kan, ubica como ganador a Azul y Blanco, con 33 asientos, dos más que el Likud.

Según este sondeo, la Lista Unida obtendría 11, Yamina nueve, Judaísmo Unido de la Torá ocho y Shas siete.

El partido de Lieberman, llamativamente, alcanzaría tan solo siete escaños, varios menos de los que se especula, mientras que Unión Democrática y Laborismo-Guesher obtendrían cinco cada uno.

En esta encuesta, Poder Judío sí logra cruzar el umbral del 3.25% del electorado necesario para entrar a la Knéset, e ingresaría con cuatro escaños.
Nuevamente, ninguno de los dos bloques obtendría suficientes parlamentarios como para formar una coalición de gobierno.

Por último, el diario Israel Hayom da como ganador al Likud con 33, Azul y Blanco con 31 y la Lista Unida con 12.

Según este sondeo, Israel Nuestro Hogar lograría nueve asientos y Judaísmo Unido de la Torá, Shas y Yamina igualarían en siete.

Laborismo-Guesher obtendría seis y la Unión Democrática cuatro, al igual que Poder Judío que, nuevamente, lograría entrar al parlamento.

Este medio realizó también otras preguntas a los participantes de la encuesta, que indicaron, en un 53%, que consideran que esta campaña fue sucia. Además, un 42% dijo que cree que Netanyahu es el candidato más apto para el cargo de primer ministro, seguido por Gantz con un 28%.

Por otra parte, el 41% señaló que prefiere un gobierno de derechas, un 26% uno de centro izquierda y un 23% un gobierno de unidad, presumiblemente entre Likud y Azul y Blanco, con la posible incorporación de Israel Nuestro Hogar.

marbete impuestos internos dgii
2019-05-03_14-30-03
2019-05-03_14-30-33

Comparte tu opinión

Podcast-Puedes escuchar en audio nuestros boletines y noticias