Aseguran invasión de Rusia a Ucrania ocasiona grave impacto ambiental - N Digital

EN VIVO: DOMINICANOS DECIDEN 2024

ActualidadfacebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

Aseguran invasión de Rusia a Ucrania ocasiona grave impacto ambiental

El 24 de febrero de 2022 comenzó la invasión de Rusia a Ucrania, donde las principales ciudades sufren fuertes ataques por parte de las fuerzas rusas. Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), desde el inicio de la guerra, se han registrado más de 8.500 civiles fallecidos en el país europeo.

La guerra ocasiona una grave crisis humanitaria que fuerza a miles de ucranianos a abandonar sus hogares y buscar refugio, tanto en el interior del país como en el extranjero.

Según datos proporcionados por Statista, Polonia fue el destino con mayor número de cruces fronterizos desde Ucrania en marzo de 2023, con una cantidad cercana a los 10 millones, seguida por Rusia, Hungría y Rumania.

Ucrania ocupa menos del 6% de la superficie terrestre de Europa, pero es hogar del 35% de su biodiversidad. Gracias a su ubicación favorable, alberga más de 74.000 especies de plantas y animales, incluyendo bisontes europeos, osos pardos, linces, lobos y esturiones.

Además del horror generado por las pérdidas humanas, la guerra ha dañado significativamente el medio ambiente y la biodiversidad de Ucrania, lo que ha ralentizado el progreso hacia los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible.

Devastación

Desde el inicio de la invasión, las fuerzas rusas han atacado una variedad de infraestructuras cruciales, como plantas químicas, instalaciones de agua, centrales nucleares, campos, bosques y reservas de vida silvestre, causando destrucción, pérdida de biodiversidad y contaminación en el camino.

De acuerdo con la plataforma EcoZagroza, establecida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para recopilar informes de daños ambientales, hasta la fecha se han registrado 2.369 consecuencias de acciones militares con un impacto negativo severo en el medio ambiente. PNUMA, autoridad ambiental dentro del sistema de las Naciones Unidas apoya al Gobierno de Ucrania en la monitorización remota del impacto ambiental y se está preparando para llevar a cabo evaluaciones de impacto a nivel de campo, lo que se espera que sea una tarea colosal dada la escala y la extensión geográfica de los incidentes reportados.

“La cartografía y la evaluación inicial de riesgos ambientales solo sirven para confirmar que la guerra es literalmente tóxica”, dijo la directora ejecutiva de UNEP, Inger Andersen.

“La primera prioridad es poner fin de inmediato a esta destrucción sin sentido. El medio ambiente se trata de las personas: se trata de medios de vida, salud pública, aire y agua limpios y sistemas básicos de alimentación. Se trata de un futuro seguro para los ucranianos y sus vecinos, y no se debe causar más daño”.

La ocupación ha arruinado vastas extensiones de tierras de cultivo, destruido bosques y parques nacionales. El daño a las instalaciones industriales ha causado una grave contaminación del aire, el agua y el suelo, exponiendo a los residentes a productos químicos tóxicos y agua contaminada. Los constantes bombardeos alrededor de la central nuclear de Zaporizhzhia, la más grande de Europa, significa que el riesgo de un accidente nuclear sigue siendo muy alto.

La restauración completa de la naturaleza de Ucrania no será posible hasta que “las tropas rusas abandonen el territorio”, declaró a Politico Oksana Omelchuk, experta en medio ambiente de la ONG ucraniana EcoAction.

Coste

El gobierno ucraniano estima que el costo de los daños ambientales causados por la invasión superará los 53.000 millones de dólares.

Oleh Bondarenko, legislador y jefe del Comité Parlamentario de Política Ambiental y Gestión de la Naturaleza, acusó a las fuerzas rusas de ocupación de cometer actos deliberados de ecocidio, en una entrevista con Kyiv Post: “Si hay una reacción nuclear descontrolada, incluso un golpe indirecto a la planta que provoque una explosión, la nube radiactiva puede cubrir el territorio de Ucrania y el sur de la Federación Rusa, Bielorrusia y toda Europa. Afectará a una gran parte del mundo”.

El Equipo de Apoyo de Emergencia Nuclear, o NEST, está trabajando con Ucrania para desplegar sensores de radiación, capacitar al personal, monitorear datos y alertar sobre los peligros de la radiación letal. NEST se refiere a la capacidad de respuesta a emergencias nucleares de múltiples misiones de la NNSA (la Administración Nacional de Seguridad Nuclear) que aprovecha los científicos y expertos técnicos de clase mundial del Departamento de Energía para enfrentar los desafíos radiológicos y nucleares más apremiantes de la nación.

Según Bondarenko, debido a la guerra, más de 4.6 millones de personas en Ucrania tienen problemas de acceso al agua potable y 1.4 millones de ucranianos no tienen acceso a agua potable en absoluto.

La destrucción de la infraestructura de tratamiento de agua significa que existe el riesgo de que productos químicos y otros materiales tóxicos entren en el suministro de agua.

Los productos químicos tóxicos generados específicamente por el conflicto también pueden llegar a los ríos y destruir los ecosistemas que contienen. Estos pueden provenir de restos de explosivos, equipos y tanques enemigos sumergidos, todo lo cual conducirá a la contaminación del agua.

Hay muchos casos de daños ambientales que no pueden ser registrados porque han ocurrido donde no hay acceso por ocupación ilegal u hostilidades.

El daño total causado por Rusia a la ecología de Ucrania sólo se sabrá una vez que todos los territorios ocupados hayan sido liberados.

Subscríbete al ABC del Día